Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/14/2008 12:00:00 AM

Qué pasó con

Melody
Melodía Ruiz Gutiérrez, la niña sevillana que a los 10 años impuso El baile del gorila como la canción más popular de 2001, desapareció del panorama artístico en 2004, después de lanzar su cuarto álbum, Melodía. Siempre estuvo ligada al mundo del espectáculo por su padre, quien fue músico del grupo Los Quillos, y al padrinazgo que desde el comienzo le brindó El Fary. La popularidad que alcanzó fue tal, que con el primer disco, De pata negra, vendió 574.000 copias en Hispanoamérica, obtuvo doble disco de platino en España y se consagró como la candidata más joven a un premio Grammy Latino. Después de ese exitoso 2001, Melody se dedicó a exprimir los restos de su cuarto de hora. Grabó tres discos más en los años siguientes que casi no sonaron en Latinoamérica. Intentó incursionar en el cine, pero nunca se le vio en pantalla y por último se dedicó al colegio, a estudiar música y a dictar clases de guitarra. En marzo del año pasado corrió el rumor de que había muerto en un accidente aéreo con su familia. Otros medios publicaron después que había muerto de una sobredosis de droga. Este año todos los chismes quedaron sin fundamento. Con 18 años, Melody acaba de presentar su quinto álbum, Los buenos días, producido por Queco, el autor de Aserejé. El trabajo conserva mucho ritmo de rumba catalana pero con un tono más adolescente que descarta de plano las canciones a los animales y los papás. Ahora, Melody se prepara para empezar una gira por España, pero aún no sabe si la cuerda le alcanzará para visitar Latinoamérica.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.