Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2009 12:00:00 AM

¡Qué reinas!

El escándalo por las dos candidatas del departamento del Valle al reinado nacional de belleza que hizo recordar otros en la historia del evento.

* A la señorita Valle, Diana María Salgado, le retiraron su corona hace unas semanas, al parecer porque estaba pasada de kilos. En reemplazo fue nombrada Catalina Robayo, quien se encuentra en Cartagena. Resulta que esta semana un juez de Cali ordenó devolverle la corona a Salgado e inscribirla en el concurso. El viernes, en un hecho insólito, Robayo fue retirada y obligada a devolverle la corona a Salgado. 

* En una polémica decisión, Combelleza le quitó en 2006 la corona a la señorita Valle, Mariana Rodríguez Merchán, porque había desfilado en ropa interior, algo prohibido por el certamen.

* En 1993 la señorita Amazonas, Caterine Sánchez, fue el centro de un escándalo nacional cuando se supo que desde un año atrás estaba casada con David Quiñónez. Sánchez huyo del concurso sin dar explicaciones.

* A pesar de que nunca estuvo entre las favoritas, Maribel Gutiérrez Tinoco fue coronada señorita Colombia en 1990 en medio de un escándalo. Antes de la coronación el computador se descompuso y el jurado desapareció. Una hora después, Tinoco fue elegida porque al parecer el narcotraficante Jairo Durán el ‘Mico’, amenazó a los jurados para que cambiaran su fallo a favor de la que sería su esposa.

* En 1974 la candidata del Valle y señorita Colombia, Martha Lucía Echeverri Trujillo, dio mucho de qué hablar al casarse con Gilberto Rodríguez Orejuela.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.