Lunes, 23 de enero de 2017

| 2007/12/08 00:00

Qué salpicón

El municipio petrolero de Castilla la Nueva, Meta, tiene elecciones en una semana luego de que por protestas se suspendieron las del pasado 28 de octubre. En esa oportunidad, los ‘limones’, que es como se conoce a los seguidores de uno de los dos candidatos a la alcaldía, denunciaron que no los estaban dejando votar por un supuesto ajuste al censo electoral, mientras que los ‘naranjas’, los del otro contendor, decían que todo estaba en regla. Las protestas dejaron un muerto. El problema es que a pesar del cambio de fecha, para muchos de sus 7.000 habitantes, beneficiarios de más de 35.000 millones de pesos al año en regalías, aún no es claro que se hayan hecho las obras que esperaban. Las autoridades electorales aún están a tiempo de evitar más problemas en este lugar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.