Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2009 12:00:00 AM

Raimundo Malagón, ex secuestrado

El 2 de julio de 2008 Colombia vio con ojos incrédulos cómo se bajaban uno a uno del avión de la FAC los liberados de la Operación ‘Jaque’. Entre los 15 rescatados, el teniente Raimundo Malagón se destacó por su tupido bigote y sus emocionadas arengas a favor del Ejército Nacional. Malagón nació en Boyacá en 1972, en una extensa familia de nueve hermanos. Se graduó en 1996 de la Escuela de Oficiales, lo que lo llevó a servir en Tolima y en Meta. El 4 de agosto de 2008 su vida se partió en dos. A las 4 de la mañana las Farc atacaron la base de Uribe, mataron a 33 militares y lo secuestraron junto a siete militares más. Durante 10 años su vida quedó entre paréntesis, pues tuvo que soportar el aislamiento, la difícil convivencia con sus compañeros de infortunio y agresivas enfermedades como el paludismo, la leishmaniasis y problemas gástricos que todavía lo aquejan. Con la asombrosa Operación ‘Jaque’, el teniente Malagón renació y pudo saborear de nuevo con su familia la deliciosa cazuela de mariscos de El Gran Calamar, la pescadería familiar situada en Bogotá, en la carrera 69 con calle 31 sur. En septiembre pasado Malagón empezó a escribir un libro sobre su cautiverio, que será publicado en las próximas semanas. A diferencia de los de otros secuestrados, el de Malagón tendrá más acción y drama. El teniente está además estudiando en la Escuela de Guerra para ascender a capitán el primero de julio mientras perfecciona su inglés, pues planea estudiar derecho internacional o resolución de conflictos en el exterior. Sobre la situación actual de los secuestrados, Malagón sentencia que “ya es hora de que la guerrilla los entregue a todos”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.