Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2009 12:00:00 AM

Roberto Arias Pérez

Para la inmensa mayoría de bogotanos, Roberto Arias Pérez es sólo uno de los grandes teatros de la ciudad, pero pocos saben por qué se llama así. En realidad este es el nombre del fundador y ex presidente de Colsubsidio, la primera caja de compensación del país creada por este abogado bogotano, pionero en el bienestar social. Hoy, a los 85 años, Roberto Arias es un dinámico pensionado que aprovecha su tiempo para estar con su señora, Gloria Nieto, y su descendencia: una hija, tres nietos y dos bisnietos, con los que va a conciertos de música clásica cada vez que puede, viaja y disfruta de la buena comida francesa, en especial de los escargots. Sin embargo, sigue con su obra social como presidente honorario de Colsubsidio y miembro directivo de Solidaridad por Colombia y la Fundación Valenzuela, entre otras, pues advierte que mientras tenga vida “mantendré una obligación social con los desamparados y el deber de buscar por todos los medios lícitos y pacíficos que haya justicia social”. Este amante de la literatura, en especial de las novelas policíacas, estudió en los colegios Cervantes, Liceo Francés y del Rosario, donde se graduó de abogado en 1946. Tras un paso fugaz por la diplomacia, en 1949 empezó a sensibilizarse por lo social cuando fue alcalde de Girardot, pero la explosiva situación lo llevó a París, donde le tocó dar clases de español y vender periódicos viejos para poder estudiar relaciones internacionales y derecho comparado. Allí se quedó trabajando en una ONG apoyada por la Unesco, lo que le permitió viajar a más de 70 países y ver realidades duras. De regreso a Colombia, en 1958, comenzó la obra de su vida: Colsubsidio, en la que estuvo al frente casi 30 años al servicio de los trabajadores; construyó hospitales, centros vacacionales, colegios, teatros, bibliotecas y viviendas. En 1984 se retiró, pero sin abandonar ese compromiso social que aún hoy guía su vida y la de su familia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?