Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2014 12:00:00 AM

Se busca tipógrafos pobres

Antes de morir, el filólogo Rufino José Cuervo le pidió a la Alcaldía de Bogotá que repartiera las utilidades de una parte de su herencia entre un grupo de expertos en tipografía de bajos recursos.

Antes de morir, el filólogo Rufino José Cuervo le pidió a la Alcaldía de Bogotá que repartiera las utilidades de una parte de su herencia entre un grupo de expertos en tipografía de bajos recursos. La petición, sin embargo, permaneció en el olvido durante más de un siglo. SEMANA cuenta cómo ahora el Distrito quiere hacer realidad ese deseo mediante una curiosa iniciativa.

La convocatoria

La Secretaría Distrital de Integración Social, que administra una parte de la herencia de Cuervo desde 1993, está buscando 21 tipógrafos de escasos recursos para que reciban las utilidades percibidas en los últimos 21 años.


El feliz ganados

Según el testamento, el heredero debe ser “un obrero tipógrafo bogotano de nacimiento, reconocidamente honrado, pobre y padre o cabeza de familia. (…) Pero exijo que este don no se haga nunca sino una sola vez a la misma persona”.

La herencia

El testamento, escrito a puño y letra en 1911, reza: “Las acciones que poseo del Banco de Bogotá (…), la casita (…) en la cuadra quinta de la calle novena y marcada con el número ciento”. Se trata de 15 acciones y de una casona ubicada hoy en la calle 9 con carrera 4, que desde 1993 han producido 152.669.631 pesos.

¿Por qué la demora?

“En caso de haber obstáculo legal para dar cumplimiento a este legado, o si por negligencia (…) deja de cumplirse (…), los bienes pasarán a mi heredero universal”. Así fue. Tras la muerte de Cuervo, la Alcaldía intentó buscar los tipógrafos, inútilmente. Luego la casa y las acciones quedaron durante décadas en manos de la Beneficencia de Cundinamarca antes de volver al Distrito.

Amante de las letras

Rufino José Cuervo (Bogotá, 1844 - París, 1911), uno de los lingüistas más influyentes de la lengua española, dedicó su vida a estudiar el idioma y no tuvo esposa ni hijos.

¿Por qué tipógrafos?

Por su hermano, según escribe Cuervo en el testamento: “Que esta donación se haga en nombre de mi amado hermano D. Ángel Cuervo, a quien inspiró siempre tierna simpatía esta modesta clase de industriales y que me manifestó la determinación de demostrársela en los términos expresados”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.