Viernes, 20 de enero de 2017

| 2004/08/08 00:00

sexo: Mucho tilín, tilín y...

sexo: Mucho tilín, tilín y...

Son frecuentes los casos de hombres que hablan más de la cuenta de su vida sexual. Y eso sí, se explayan en sus atributos físicos y su potencia en la intimidad. Históricamente, uno de los casos más sobresalientes era Rasputín, uno de los más influyentes en la corte de la Rusia zarista en tiempos de Nicolás II. Sin embargo ahora se sabe que Rasputín era semiimpotente e incluso tenía inclinaciones homosexuales. Son revelaciones de un libro que manifiesta su diario íntimo y testimonios hallados de las amantes que estuvieron con él. "Las fantásticas facultades sexuales del pope semianalfabeto de mirada demente y potente fuerza masculina" es el mito más extendido sobre Rasputín, pero el desaliñado monje ortodoxo no era la "más grande máquina de amor" que cantaron al mundo, dicen los autores del libro, el sicólogo Alexandr Kotsiubinski y su hijo Danil, historiador. "Sin lugar a dudas que el auténtico Rasputín sufría de una potencia claramente disminuida y su conducta estaba dirigida a camuflarlo al máximo". Rasputín optó por hacer de su defecto una virtud, y "se lanzó a tratar de conquistarlas, llevando esta aspiración a niveles industriales y convirtiendo su deficiencia sicofísica en una poderosa arma de expansión sexual", dice el libro llamado Rasputín.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.