Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2007/09/22 00:00

Sin ‘patear la lonchera’

Sin ‘patear la lonchera’

Cuando se habla de las Asambleas Departamentales, es para mal. Han sido diagnosticadas en múltiples estudios como espacios de reproducción de los viejos vicios de la política que no cumplen con la función de representar los intereses de los votantes. Pero, pese a las críticas y al fuerte recorte presupuestal y de poderes que han sufrido, los partidos siguen invirtiendo fortunas para elegir diputados. ¿Para qué? La clave está en que después de la contienda local y hasta cuando se llevan a cabo las elecciones legislativas (tres años después), los recursos que el Estado les gira a las organizaciones políticas para su sostenimiento y su funcionamiento dependen directamente de la cantidad de diputados que logren elegir. El presupuesto a repartir es de 12.500 millones de pesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.