Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/02/06 00:00

¿Llegó la era de las pandemias?

SEMANA habló con la periodista Sonia Shah, que acaba de publicar, con el apoyo del Centro Pulitzer, una investigación sobre cómo las infecciones se han tomado al mundo en los últimos 50 años.

¿Llegó la era de las pandemias? Foto: Glenford Nunez

SEMANA: América Latina está en pánico por cuenta del zika. ¿Es adecuada la alarma?

Soniah Shah: Por ahora, solo sabemos que se presentó por décadas en los monos y que solo en 2007, en Micronesia, apareció en los humanos. Desde entonces se viene propagando a gran velocidad. Si se confirma una conexión con la microcefalia, sus efectos serán serios porque impactará la tasa global de fecundidad.

SEMANA: Usted sostiene que las epidemias llevan más de 50 años en aumento. ¿El zika es parte de ese desarrollo?

S.S.: Sí. Desde 1940, han emergido cerca de 300 enfermedades infecciosas. Esto se debe, en especial, al cambio climático y a la urbanización. Cuando estaban en áreas rurales, los patógenos transitaban solo entre animales. Pero en una ciudad siempre conllevan el riesgo de una epidemia.

SEMANA: ¿Qué ha pasado con el zika desde que pasó del mono al humano hace nueve años?

S.S.: Lo mismo que con la gripa y el VIH: ha mutado con rapidez, razón por la cual conseguir una vacuna es muy difícil. La epidemia de Sars en 2003 se dio cuando las personas en China entraron en contacto con un cierto tipo de murciélago. Eso encendió la mecha.

SEMANA: ¿Cuál ha sido el factor determinante?

S.S.: Nuestro estilo de vida. Le doy un ejemplo: el consumo de plástico. Al tener recipientes de plástico en todas partes, que no se descomponen, creamos innumerables lugares de reproducción para el mosquito, sobre todo en las urbes. A esto se suma que, en 2030, más de la mitad de la población mundial vivirá en ciudades.

SEMANA: Usted dice que en dos generaciones la humanidad vivirá una pandemia. Explíquese.

S.S.: No lo digo yo. Lo dicen los epidemiólogos. Si seguimos como vamos, en unos años una pandemia podrá costarles la vida a cientos de miles de personas, pues los patógenos están ahí, propagándose. Por ejemplo, en varios países africanos la malaria hace rato está instalada, fuera de todo control. Su propagación podría desatar una pandemia en otros territorios.

SEMANA: ¿Por qué una infección se propaga con más facilidad hoy que antes?

S.S.: Porque más gente se mueve entre diferentes hábitats con más facilidad. Esto se debe al tráfico aéreo, que ha creado un escenario donde un patógeno que emerge en un lugar puede aparecer rápidamente en cualquier otro.

SEMANA: ¿Dónde ve las soluciones?

S.S.: Están a la mano. Todos sabemos dónde están los patógenos y cómo controlarlos, pero no estamos actuando a tiempo. Además, la situación no cambiará si el acceso a la salud permanece restringido en tantos lugares del mundo. La devastación del ébola habría podido evitarse si los primeros contagiados hubieran podido ir a un hospital. Cuando el virus llegó a Estados Unidos hubo dos contagios, y ya. En África mató a 11.000 personas.

SEMANA: ¿Entonces las epidemias son para los más pobres?

S.S.: Tristemente, sí. En África, si usted es pobre le da malaria. Pero no solo eso. Allá, si a usted le da malaria cae en la pobreza. Una comunidad con malaria no puede recoger cultivos, ni crecer.

SEMANA: Otra tesis suya es que, sin cambios en la cultura, las infecciones seguirán expandiéndose. ¿Eso qué significa?

S.S.: Yo crecí en una familia de inmigrantes jainistas de la India, una sociedad no violenta donde aplastar a un mosquito era mal visto. Pero hay un problema más grande que esas tradiciones. Cuando surge una enfermedad infecciosa como el zika causa pánico. Pero si aparece una y otra vez, como la malaria o el dengue, la gente termina por acostumbrarse, pierde el miedo y deja de tomar medidas. Y lo hace a pesar de saber que puede ser letal. Hoy la malaria infecta a 500 millones de personas cada año y mata a medio millón.

SEMANA: ¿No le parece que hablar de pandemias puede sonar un poco apocalíptico?

S.S.: Vea, la humanidad ya ha vivido pandemias muy aterradoras, que cambiaron la política y la forma como la gente se relaciona. Solo piense en el sida, que, para muchos, fue apocalíptico. Aquí lo importante es aplicar lo aprendido y ser conscientes de que vivimos en un mundo de microbios. La mayoría nos ayuda a vivir mejor, pero algunos siempre van a causar problemas.

30 años de contagios

1983

Cuando los médicos lograron describir el virus de inmunodeficiencia humana, VIH, causante del sida, este ya había matado a 2.118 personas en EstadosUnidos. En tres décadas acabó con la vida de 25 millones en el mundo. Hoy más de 35 millones viven con la infección.

2003

El síndrome respiratorio agudo grave, más conocido como Sars, apareció en China en noviembre de 2002. Ocho meses después había migrado a una docena de países y afectado a más de 8.000 personas, de las cuales 774 murieron.

2009

El virus H1N1, una enfermedad respiratoria proveniente del cerdo, les quitó la vida a 18.500 personas, aunque los expertos estiman una cifra casi 30 veces más alta.

2012

Más de 120.000 personas murieron de sarampión, una enfermedad viral altamente contagiosa. Ese mismo año, el tifo mató a 216.000 personas, y la tuberculosis, causada por bacterias, acabó con la vida de 1,3 millones.

2014

El mayor brote de ébola en la historia afectó a 28.637 personas principalmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea. Murieron 11.315.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.