Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2006/11/18 00:00

Sorpresas te da la vida…

Hay pocas cosas que se dan como seguras. La condena al jefe guerrillero ‘Simón Trinidad’ era una de ellas. Cuando se retiraron a deliberar los 12 miembros del jurado, las apuestas no eran sobre si iban a declararlo culpable por el secuestro de los tres gringos, sino en cuánto tiempo se demorarían en llegar a esa decisión obvia. Pero el viernes pasado, esos ciudadanos de Washington D. C. demostraron que lo único seguro en la vida es la muerte. En una nota enviada al juez Thomas Hogan dijeron que había “profundas e irreconciliables” diferencias entre ellos que haría imposible llegar a un acuerdo unánime como lo obliga la ley. En la nota expresaron que para algunos de ellos “el gobierno estadounidense no presentó evidencias suficientes que pudieran constituir una prueba más allá de una duda razonable”. Al juez no le gustó ni cinco y les ordenó seguir trabajando. El lunes arrancarán de nuevo. Aunque nadie aún cree que ‘Trinidad’ saldrá inocente, el jurado por lo menos le metió suspenso al tema.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.