Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/21/2007 12:00:00 AM

Sueños pequeños

Después de dos años de trabajo y de recorrer las 20 localidades de Bogotá preguntando a los niños qué es soñar y con qué sueñan, Melba Escobar y el fotógrafo Rodrigo Orrantia realizaron el libro Bogotá sueña la ciudad por los niños, que esta semana se lanza en el marco de la Feria del Libro. Los autores entrevistaron y retrataron a más de 300 pequeños. Unos pocos guardaron silencio, pero muchos sacaron a relucir sus deseos, necesidades y recuerdos. Estos son algunos de sus sueños:

•Marlon Yordi Chará, 8 años
“Lo que más he querido es tener una bicicleta. También me gustaría ayudar a muchas personas que necesitan de un apoyo, a los desplazados que no tienen casi nada”.

•Mónica Escalante, 9 años
“Yo quisiera estudiar profesionalismo, quisiera estudiar todas las carreras para poder prepararme para ser profesora, para poder meter en el colegio a mis hermanitos”.

•Wílmer Alonso Chicate, 8 años
“Cuando sea grande, quiero trabajar, o ir al retén, o comprar carro, algo así sencillo. Prestar servicio. Con el Ejército o el otro ejército”.

•Lorena Sierra, 8 años
“Quiero ser de la prehistoria, investigar sobre los huesos de los elefantes. Me gustaría ir a Alemania y a Nueva York porque allá hablan cosas que yo quiero entender”.

•Exlaidy Viviana Rubio, 8 años
“No me gusta soñarme con arañas. No me gustan los bichos pequeños, ni en un libro tocarlos. Cuando yo esté en tercero, quiero ayudar en la casa a lavar y planchar”.

•Luis Gabriel Nibia, 7 años
“Cuando sea grande, quiero manejar bus, llevar a los señores hasta donde ellos van. Ser millonario y darles plata a los pobres”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.