Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/28/2015 10:00:00 PM

“Toda vida es sagrada”

Juan Carlos Losada acaba de anotarse una victoria: logró hacer pasar en un primer debate en Cámara una ley para proteger a los animales.

El representante liberal, Juan Carlos Losada, le narra a SEMANA casos de abuso y explica cómo se enamoró de la causa animal.

Semana: Hasta hoy se han presentado 17 proyectos de ley como el suyo en el Congreso y todos han caído. ¿Por qué cree que le irá mejor?


Juan Carlos Losada:
Porque me nace del corazón. El tema del respeto a la vida en todas sus formas hace parte de mis creencias más profundas.

Semana: ¿Pero no cree que hay temas más importantes en Colombia?

J. C. L.: Claro que sí. Y por eso mi causa no es solo la animal. Yo he estado involucrado en debates sobre las pistolas taser, sobre el fracking, sobre las víctimas… A mí lo que me llama es la lucha por la vida. Los animales son solo un capítulo.

Semana: ¿Cuáles son los casos más perversos que ha encontrado?


J. C. L.:
La imagen grotesca del caballo descuartizado en plena vía pública cuando todavía estaba vivo. O la de unos policías cogiendo a un perro por las patas delanteras y tirándolo por un puente que daba a un río. El perro cayó, se fracturó varias partes del cuerpo y se ahogó. Eso me impulsó a incluir agravantes en esta ley cuando el maltrato viene de un funcionario público. También hay casos de zoofilia en el sur del país, donde hay incluso proxenetismo animal: establos donde la gente paga por tener sexo con chivos, perros y caballos.

Semana: Con tanto taurino y ante el lobby de la industria agroalimentaria, ¿no cree que será difícil el pulso en el Congreso?

J. C. L.:
Tengo más amigos que enemigos. Y aunque sé que estos últimos son más poderosos, hoy hay una conciencia distinta sobre el tema. Gracias a sus hijos, mis propios compañeros congresistas hoy ven de otra forma el maltrato animal. Para la nueva generación la vida es sagrada en todas sus formas.

Semana: ¿Por qué su propuesta no incluye las peleas de gallos, las corralejas, ni los toros?

J. C. L.: Enfocarse solo en los toros y los gallos es aplicar paños tibios porque hay miles de especies más que necesitan protección. Colombia es el segundo país más rico en flora y fauna. De manera que muchos animales necesitan atención, no simplemente seis toros de una tarde en la Santamaría.

Semana: ¿De dónde viene su lucha por esta causa?


J. C. L.: Antes de ser vegetariano y antitaurino, yo iba a los toros con frecuencia. Una vez, un toro tumbó a un caballo en pleno ruedo y le clavó los cuernos en la panza. El animal se desangró ante los ojos de 14.000 personas. La gente lloraba, algunos hasta vomitaron. Ese día me volví activista.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.