Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/3/2010 12:00:00 AM

Todavía no hay humo blanco

Pasan los días y las fuerzas políticas no se ponen de acuerdo sobre cómo turnarse las presidencias de la Cámara y de varias comisiones del Congreso. Y es que con la llegada de los liberales y Cambio Radical a la coalición de gobierno, surgieron nuevas tensiones. No en vano, en los últimos ocho años los congresistas conservadores y de la U se acostumbraron a decidir el rumbo de la bancada uribista y temen perder poder frente a los partidos que acaban de llegar.

La U, que lidera las negociaciones, no ha podido lograr un consenso. Los conservadores consideran que sus buenos resultados en las elecciones parlamentarias y su antigüedad en la coalición los hacen merecer un trato privilegiado. Los liberales, por su parte, defienden un acuerdo equitativo. Por eso rechazaron un preacuerdo diseñado por la U que les otorgaba la presidencia de Cámara en el tercer o cuarto año del periodo 2010-2014 y no en los dos primeros, como lo que esperaban.
Además, Cambio Radical también aspira a ocupar la presidencia de Senado o Cámara en algún periodo. Y como si fuera poco, el PIN –con nueve curules– empieza a figurar en los cálculos.

Lo único seguro es que Armando Benedetti, de la U, tiene el apoyo para lograr la presidencia del Senado. Para el resto de conflictos, los parlamentarios volverán a reunirse el 13 de julio. Se especula que para esa fecha el Consejo Nacional Electoral habrá entregado la totalidad de las credenciales a los congresistas. Con estas en mano será más fácil saber cómo queda el balance de fuerzas en el Capitolio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.