Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/17/2011 12:00:00 AM

Todo por los votos

Además de tamales, lechona, tejas o ventiladores, en los últimos días se han conocido nuevas ofertas de los políticos en campaña para captar votos. Al conocerlas no se sabe si reír o llorar de indignación.

Marihuana: Un candidato a la Gobernación del Atlántico reveló la semana pasada que en Barranquilla se aseguran votos a cambio de la popular ‘bareta’. Los líderes locales en los barrios atraen a los consumidores que estén en capacidad de votar, y se concreta el negocio.

Casas: Un aspirante a la Alcaldía de Cartagena dijo que las 300 casas de interés social que la firma Pacific Infrastructure construye por contrato con el Distrito serían 600 gracias a su gestión. La empresa desmintió la afirmación.

Cincuenta canchas de fútbol: Un aspirante a la Gobernación del Huila prometió construir canchas de fútbol con todos los requerimientos de la Fifa para que sean avaladas como profesionales.

‘TLC’: Como lo registró VoteBien.com, en Chocó algunos candidatos están ofreciendo tejas, ladrillo y cemento a cambio de votos.

Cepillo y crema: La MOE advirtió que un candidato a la Gobernación de Córdoba estaría regalando cepillo y crema dental a los niños pobres para que sus papás voten por él.
Computadores portátiles: Un candidato de La U a la Asamblea del Meta estaría ofreciendo esos aparatos a cambio de votos.

Excursión: Un bono de 40.000 pesos para un paseo, ofrece un candidato a la Alcaldía de Itagüí, según denuncias llegadas a la MOE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?