Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/10/10 00:00

TransMilenio delgado

TransMilenio delgado

Tras casi dos años de discusiones y polémicas, la administración de Samuel Moreno tomó la decisión de construir TransMilenio por la tradicional carrera séptima de Bogotá. En vista de que Lucho Garzón dejó en el limbo la contratación de esta obra y la construcción de la primera línea del metro, finalmente se tomó una decisión técnica: flexibilizar el sistema a las realidades de este corredor, sin hacer doble carril ni estaciones tan grandes. Algo muy parecido a lo que ya ocurre en algunas rutas de Ciudad de México y Curitiba. El sistema será servido con 64 buses articulados de tres cuerpos y busetones y comenzará en la estación subterránea del Museo Nacional hasta la calle 72. Allí, los articulados tomarán el carril derecho y sin parar irán hasta la gran estación que se construirá en la carrera séptima con calle 100. Los otros buses, junto a los que ingresen o salgan en las calles 100, 127, 134, 140, 147 y demás, prestarán el servicio en el resto del recorrido. Lo importante es que un pasajero podrá tomar el bus en Usme y llegar sin traspasos hasta la calle 190. Aunque la decisión generó algunas polémicas, la troncal light costará 130.000 millones de pesos, muy lejos de los 1,3 billones de pesos que costaba la versión grande, y deberá estar en operación en febrero de 2011.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.