Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/2013 12:00:00 AM

Un criminal de juguete

Gonzalo Carreño era hace 30 años un oligarca buen mozo, de 44 años, que vivía con todas las comodidades.

Gonzalo Carreño era hace 30 años un oligarca buen mozo, de 44 años, que vivía con todas las comodidades. Pero ocultaba un lado oscuro. En 1969 lo habían acusado de asesinar a su cuñado, pero tras nueve años de prisión salió inocente. Escribió Mi caso, donde contaba, entre otras cosas, que los años de prisión le habían afectado la mente. 

En febrero de 1981 volvió a ocupar las primeras planas: con una máscara, una pistola de juguete y un tarro de plástico, que hizo pasar por una granada de fragmentación, había intentado secuestrar al ingeniero Juan Pizano de Brigard. Lo detuvieron, pero pronto quedó libre y recayó. En mayo de 1983 SEMANA dedicó su portada a la nueva ‘pilatuna’ del cantinflesco hacendado. Se había dedicado a extorsionar a los dueños de una cadena de almacenes a punta de cartas macabras. 

Su caso tenía visos kafkianos, pues aunque pasaba por cárceles y clínicas de reposo siempre terminaba en libertad. En 1988 tuvo lugar su última función. Secuestró un avión en pleno vuelo, y cuando los policías lo esposaron en Cartagena, encontraron que el arma con que aterrorizó a los 131 pasajeros era una granada de juguete.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.