Sábado, 21 de enero de 2017

| 2005/02/20 00:00

Un ladrón triste y rico

Un ladrón triste y rico

Desde hace 18 meses en Turín, Italia, un ladrón educado, frentero y triste se convirtió en la pesadilla de la policía italiana. El hombre entraba a los bancos elegantemente vestido, y con la cara descubierta anunciaba el atraco: "Déme toda la plata o me exploto", les decía a los sorprendidos cajeros mientras les mostraba debajo de su camisa unos cables y una cinta adheridos a su cuerpo. Después de asaltar 13 bancos la policía lo capturó. El ladrón resultó ser una persona a la que en 2003 le diagnosticaron una enfermedad incurable. "Sabía que si me capturaban podrían condenarme hasta con la pena de muerte, lo que ya no me afecta; en cambio toda la plata que robé se la regalé a mi familia", explicó un poco triste porque sabe que le quedan pocos días de vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.