Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/9/2010 12:00:00 AM

Una ley para fútbol, pero sin afanes

Esta semana el ministro del Interior le pidió a la Cámara de Representantes aprobar de manera expedita el proyecto de ley que, entre otros, les permitirá a los clubes profesionales de fútbol pasar de ser corporaciones deportivas a sociedades anónimas.

Esta semana el ministro del Interior le pidió a la Cámara de Representantes aprobar de manera expedita el proyecto de ley que, entre otros, les permitirá a los clubes profesionales de fútbol pasar de ser corporaciones deportivas a sociedades anónimas, lo que, unido al escándalo del Santa Fe, dejó grandes dudas. Si bien la iniciativa es una versión mejorada del proyecto de ley que había presentado el gobierno de Uribe, que se hundió por falta de conciliación en la pasada legislatura, el actual proyecto tampoco resolverá los problemas que se viven en este deporte. Mientras que la ley no exija a todos los equipos transformarse en sociedad, no establezca mecanismos para controlar la propiedad de los clubes y no fije un absoluto control por parte del Estado y la Federación sobre los dineros que ingresan y salen de este deporte, la mafia seguirá jugando a sus anchas en los estadios. En vez de sacar una ley incompleta y a las carreras, esta debe ser el resultado de un profundo debate público que debe trascender el mundillo del fútbol, que, a decir verdad, es el menos interesado en promover cambios y transparencia. De lo contrario, el país seguirá viviendo escándalos y anuncios repetidos de controles y sanciones oficiales que nunca llegan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.