Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/24/2010 12:00:00 AM

Una semana fatal

En un país violento, donde la muerte es noticia diaria, la semana de crímenes que acaba de pasar no deja de sorprender.

La seguidilla de asesinatos en diversos lugares tuvo su epílogo con el inesperado suicidio de la modelo y presentadora Lina Marulanda, que enlutó a la farándula nacional el jueves en la mañana.

Lunes: Dana Alejandra Londoño, una bebé de siete meses, fue asesinada en Santa Marta. Su padrastro le propinó dos puñaladas en el pecho. Al parecer, la madre de la menor no quería volver con él, lo que motivó la ira del victimario.

Martes: Una estudiante de la Universidad Sergio Arboleda, de 21 años, fue asesinada por su novio, un taxista de 40, quien después de propinarle cuatro tiros se disparó en el mentón. Un romance imposible habría sido el motivo que llevó al hombre a morir con su novia.  Ese mismo día, un peatón fue atropellado por un bus articulado de TransMilenio. Al parecer el transeúnte caminaba por la vía exclusiva del sistema de trasporte, cuando se presentó el fatal accidente. El hombre falleció instantáneamente.

Miércoles: Dos cuerpos sin vida fueron encontrados en el edificio administrativo del Sena, en Bogotá. Se trataba de una empleada de la institución y de su ex novio. María Clemencia Motta, de 40 años, registró tres impactos de bala en el cuerpo, mientras Federico Rodríguez, de 44, presentó un tiro en la boca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.