Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/6/2014 10:00:00 PM

¡Vaya telaraña!

“El futuro de Colombia depende de algo llamado Diálogo Nacional”, escribía esta revista en septiembre de 1984. “Pero nadie sabe qué significa”.

“El futuro de Colombia depende de algo llamado Diálogo Nacional”, escribía esta revista en septiembre de 1984. “Pero nadie sabe qué significa”. Se refería a un término que el comandante del M-19 Jaime Bateman había acuñado en 1980 para promocionar la idea de que la paz entre los grupos armados y el gobierno solo era posible al integrar a la sociedad. Pero el tiempo había pasado. Bateman (a quien muchos consideraban un genio de la publicidad) estaba muerto, y el gobierno había empezado a negociar con las guerrillas. Todo esto dejaba en manos de insurgentes, expertos y representantes del gobierno la tarea de manejar un término popular, pero “gaseoso”. Hace 30 años, SEMANA dedicó su portada a intentar explicarlo. La conclusión, sin embargo, no fue menos enredada. Para el gobierno, el diálogo consistía en los diez temas que la Comisión de Negociación y Diálogo había declarado “centrales” para conversar de paz. Los guerrilleros veían en él el único motivo para abandonar la idea de que “en este país para conseguir las cosas hay que pelear”. Y las fuerzas militares lo veían con recelo y exigían que estuviera “despojado de toda influencia vanguardista, comecandela y belicista, porque entonces no habrá diálogo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.