Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2010/02/13 00:00

Vera Grabe

Vera Grabe

El 31 de diciembre de 1978, en un acto cinematográfico, el M-19 se llevó del Cantón Norte de Bogotá más de 4.000 armas, el robo más grande cometido por la subversión en Colombia. Entre los guerrilleros estaba una de las cofundadoras y comandantes de ese grupo, Vera Grabe, una bogotana, hija de inmigrantes alemanes, que apenas era conocida por la opinión pública. Ella combinó sus estudios de antropología con la actividad revolucionaria. A raíz de los hechos del Cantón, Grabe fue recluida durante un año en la cárcel del Buen Pastor, pero a su salida regresó a la clandestinidad para seguir en el ‘Eme’. En los 80 fue vocera internacional de esta agrupación y participó en el proceso de paz de 1984. Una vez en la legalidad, en 1990, fue representante y senadora por el Eme. Tras su paso por la política, fue agregada de derechos humanos en la embajada de Colombia en España. A su regreso al país, en 1998, se vinculó al Observatorio para la Paz. En 2002 regresó a la política como fórmula vicepresidencial de Lucho Garzón. Sin embargo, retornó al Observatorio, que dirige actualmente. “Para mí es más importante trabajar con las comunidades directamente. El Congreso no es mi escenario preferido”, admite. Hace poco obtuvo el título de maestra en historia de la Universidad de los Andes y está por terminar un doctorado en paz y conflicto de la Universidad de Granada, en España. Una de sus grandes frustraciones es no haber tenido tiempo para la música; aun así, toca el violonchelo y ama distintos ritmos, menos el del reguetón. La escritura es otra de sus pasiones y asegura que en un futuro no muy lejano quisiera dedicarse a escribir.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.