Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/20/2013 12:00:00 AM

“A mí me gustan las cosas buenas”

Hernando Fajid, párroco de un cementerio en Santa Marta, decidió seguir el voto de humildad del papa Francisco y vender su lujoso carro. SEMANA habló con él.

SEMANA: Algunos dicen que sigue conduciendo su Mercedes Benz, ¿es verdad? 

HERNADO FAJID: Sí. Lo haré hasta que lo venda. Me han hecho ofertas irrisibles, porque piensan que es por necesidad. Quien lo quiera debe ofrecer el valor del mercado. 

SEMANA: ¿Por qué vende el carro?

H. F.: Como sacerdote debo ser obediente al papa. Quiero estar en sintonía con la Iglesia. 

SEMANA: ¿Qué hace un cura con un carro de 120 millones de pesos?

H. F.: A mí me gustan las cosas buenas. Tengo mi conciencia limpia. Nadie puede decir que es producto de los recursos de la Iglesia porque lo compré con dinero familiar. 

SEMANA: ¿Por qué se quedó con el carro?

H. F.: Fue un regalo de mis hermanos, no lo puedo despreciar.

SEMANA: Muchos consideran que lo que hacen el papa y usted es puro maquillaje…

H. F.: Mi compromiso es con la Iglesia. No presto atención a las habladurías. En la Biblia se habla de las dos caravanas que caminaban con Jesús. Una lo seguía y la otra lo criticaba. Mi consejo para la gente es que nunca pertenezca a la segunda caravana. 

SEMANA: ¿Le parece justo que critiquen a la Iglesia por sus comodidades?

H. F.: Muchos piensan que las parroquias producen dinero, pero a veces no dan ni siquiera para el propio sustento. Yo he estado en iglesias muy pobres. 

SEMANA: Usted viene de una familia acomodada. ¿Por qué se volvió sacerdote?

H. F.: Yo habría podido estudiar cualquier cosa en cualquier lugar, pero no pude evitar el llamado del Señor.

SEMANA: Aparte del tema del carro, ¿en qué otro aspecto lo ha sensibilizado el sumo pontífice?

H. F.: Lo mío viene de antes. Cuando llegué a la parroquia, yo tenía dos caminos. O seguía con el desorden que encontré y me llenaba de plata, o lo acababa y me llenaba de enemigos. Opté por el segundo y hoy reinvierto los recursos en la capilla, que tiene cámaras conectadas a internet para que un familiar pueda presenciar una ceremonia a larga distancia.

SEMANA: Usted recuperó el cementerio de San Miguel. ¿También eso le trajo enemigos?

H. F: Esto era un antro. Hoy los estudiantes de Medicina ya no se llevan los huesos, ya no hay expendios de drogas y acabé con las fechorías de los homosexuales, a quienes muchas veces las familias y sus niños veían por sorpresa. Hoy es un lugar en completo orden gracias a mi mano dura. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.