Martes, 2 de septiembre de 2014

“A mí me gustan las cosas buenas” Foto: Édgar Fuentes

| 2013/07/20 00:00

“A mí me gustan las cosas buenas”

Hernando Fajid, párroco de un cementerio en Santa Marta, decidió seguir el voto de humildad del papa Francisco y vender su lujoso carro. SEMANA habló con él.

SEMANA: Algunos dicen que sigue conduciendo su Mercedes Benz, ¿es verdad? 


HERNADO FAJID: Sí. Lo haré hasta que lo venda. Me han hecho ofertas irrisibles, porque piensan que es por necesidad. Quien lo quiera debe ofrecer el valor del mercado. 


SEMANA: ¿Por qué vende el carro?


H. F.: Como sacerdote debo ser obediente al papa. Quiero estar en sintonía con la Iglesia. 


SEMANA: ¿Qué hace un cura con un carro de 120 millones de pesos?


H. F.: A mí me gustan las cosas buenas. Tengo mi conciencia limpia. Nadie puede decir que es producto de los recursos de la Iglesia porque lo compré con dinero familiar. 


SEMANA: ¿Por qué se quedó con el carro?


H. F.: Fue un regalo de mis hermanos, no lo puedo despreciar.


SEMANA: Muchos consideran que lo que hacen el papa y usted es puro maquillaje…


H. F.: Mi compromiso es con la Iglesia. No presto atención a las habladurías. En la Biblia se habla de las dos caravanas que caminaban con Jesús. Una lo seguía y la otra lo criticaba. Mi consejo para la gente es que nunca pertenezca a la segunda caravana. 


SEMANA: ¿Le parece justo que critiquen a la Iglesia por sus comodidades?


H. F.: Muchos piensan que las parroquias producen dinero, pero a veces no dan ni siquiera para el propio sustento. Yo he estado en iglesias muy pobres. 


SEMANA: Usted viene de una familia acomodada. ¿Por qué se volvió sacerdote?


H. F.: Yo habría podido estudiar cualquier cosa en cualquier lugar, pero no pude evitar el llamado del Señor.


SEMANA: Aparte del tema del carro, ¿en qué otro aspecto lo ha sensibilizado el sumo pontífice?


H. F.: Lo mío viene de antes. Cuando llegué a la parroquia, yo tenía dos caminos. O seguía con el desorden que encontré y me llenaba de plata, o lo acababa y me llenaba de enemigos. Opté por el segundo y hoy reinvierto los recursos en la capilla, que tiene cámaras conectadas a internet para que un familiar pueda presenciar una ceremonia a larga distancia.


SEMANA: Usted recuperó el cementerio de San Miguel. ¿También eso le trajo enemigos?


H. F: Esto era un antro. Hoy los estudiantes de Medicina ya no se llevan los huesos, ya no hay expendios de drogas y acabé con las fechorías de los homosexuales, a quienes muchas veces las familias y sus niños veían por sorpresa. Hoy es un lugar en completo orden gracias a mi mano dura. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×