Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2009 12:00:00 AM

“El pecado y el infierno sí existen”

El padre Alfonso Llano, director del Instituto de Bioética de la Javeriana, habló con SEMANA sobre los pecados más comunes que cometen los colombianos.

Semana: ¿Qué opina del estudio del Vaticano sobre los pecados más comunes entre los hombres y las mujeres?

Alfonso Llano: Es interesante sin que sea una novedad. Eso se sabe desde hace 50 años o más.

Semana: ¿Cuáles son los pecados más comunes de los colombianos?

A.LL.: La infidelidad. Encontrar hoy un novio o un marido fiel es como hallar una moneda de oro. Otro es la obsesión por el dinero y gastarlo en lujos, carros, ropa, restaurantes cinco estrellas sin importar que con eso se ofende y humilla a los pobres.

Semana: ¿Y de las colombianas?

A.LL.: La ligereza, el tomar todo tan superficialmente. Hoy muchas están más pendientes del trabajo, la moda, verse bien, que en educar a sus hijos. Hablan mal de las otras, sin importar que con eso pueden destruir una vida.

Semana: ¿Por qué cada vez más católicos no consideran necesario confesarse?

A.LL.: Porque es un acto difícil. Además, algunos sacerdotes avergüenzan y humillan, más aun cuando quieren saber detalles. Por eso deben actuar como el padre de la parábola del Hijo Pródigo de San Lucas, que recibe a su hijo pecador sin hacer preguntas.

Semana: Si los colombianos ya no se confiesan, ¿cómo limpian sus pecados?

A.LL.: De muchas maneras. Lo hacen personalmente ante el crucifijo, invocando al Señor; soportando y sufriendo el dolor... Otros van al sicoanalista, al brujo o le cuentan todo al mejor amigo, pero eso no perdona los pecados

Semana: Si no hay infierno, ¿a dónde van los pecadores mortales?

A.LL.: Eso es impreciso. Lo que dijo el Papa es que no es un sitio, un lugar que podamos encontrar. Es un estado del yo. Es comparable, en muy pequeña escala, al infierno que vive una pareja en conflicto, un hogar destrozado o dos esposos que se odian.

Semana: ¿Por qué ya no se teme tanto al infierno?

A.LL.: Porque se silenció. Ya casi nadie habla de él, y si no se predica sobre él, se asume como si no existiera. Por eso, la Iglesia debe volver a hablar, escribir, conversar sobre el infierno.

Semana: ¿Cuáles cree que son los peores pecados que cometen los colombianos y que no son conscientes de ellos?

A.LL.: El pecado es una acción grave que hace daño. Hay pecados que son muy graves: el hombre o la mujer que ponen en juego su relación o su matrimonio por ser infieles, la mujer que destruye la vida de otra por un chisme o un mal comentario; el que maneja borracho o conduce veloz, quien se enriquece de manera desmedida...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?