Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/01/16 00:00

"Ella me dio un garrotazo"

Juan Carlos Lecompte revela detalles del libro 'Íngrid y yo, una libertad agridulce', que presentará esta semana en Francia.

"Ella me dio un garrotazo"

 SEMANA: ¿Qué van a encontrar los lectores en su libro?

Juan Carlos Lecompte: No van a encontrar la gran sorpresa, pero sí muchas sorpresitas y detalles.

SEMANA: ¿Es una diatriba contra Íngrid?

J.C.L.: Para nada, incluso los periodistas franceses que lo han leído han dicho que es un relato muy emotivo, interesante y sincero de lo que ocurrió desde el momento de su liberación y lo que pasó con nuestras vidas, con el amor…

SEMANA: ¿Qué tipo de cosas revela el libro?

J.C.L.: Una es que Íngrid me llamó desde el avión, 15 ó 20 minutos antes de llegar a Bogotá, y me saludó como si nos hubiéramos visto esa mañana. Estaba muy fría, muy distante, cero emoción, eso sirvió para prepararme para su encuentro.

SEMANA: ¿Por eso se le vio tranquilo en el aeropuerto?

J.C.L.: Por fortuna hubo esa llamada, porque si hubiera vivido ese recibimiento sin advertencia, quién sabe qué habría pasado… me habría desmayado.

SEMANA: ¿No es un poco ingenuo haber pensado que después de seis años las cosas iban a seguir siendo iguales?

J.C.L.: Por todo lo que pasó en esos seis años, por lo que vivimos, por la campaña de liberación, por lo que hice, creo que merecía otro recibimiento. Incluso debimos tener un par de meses juntos y, si era el caso, anunciar que no íbamos a seguir o algo así. Pero ni ese día, ni nunca tuve siquiera una hora a solas con ella para hablar.

SEMANA: ¿Cuál fue la Íngrid que se fue y cuál la que llegó?

J.C.L.: Ella era una mujer cariñosa, humana, cercana y muy linda, pero llegó otra: muy fría, calculadora. El secuestro y las Farc mataron nuestro amor. Inclusive ella tuvo tiempo para proteger al presidente Uribe con un discurso que ya tenía predeterminado, pero a mí me dio un garrotazo de una.

SEMANA: ¿Usted sigue enamorado de ella?

J.C.L.: Por un tiempo guardé las esperanzas, pero mi amor por ella murió el 14 de enero del año pasado, el mismo día que murió mi padre. Ni siquiera me llamó, y en cambió me mandó la demanda del divorcio.

SEMANA: ¿Cuándo sale el libro en Colombia?

J.C.L.: Apenas ayer una editorial me llamó para ha
blar del tema.

SEMANA: ¿Dónde quedó el ‘dummy’ de Íngrid que usted llevaba a todas partes?

J.C.L.: Eran seis, los dejé en varios lugares a lo largo de la campaña de liberación. El último se lo dejé a Íngrid, en su casa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.