Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/09/09 00:00

“En mi Alcaldía tendré espías”

Claudia Hoyos, la más popular presentadora del acontecer político, habló con SEMANA sobre su aspiración de llegar a la Alcaldía de Cartagena

“En mi Alcaldía tendré espías”

SEMANA: ¿De tanto tratar con políticos le dieron ganas?

CLAUDIA HOYOS: Ganas sí, pero de no ser como ellos.

SEMANA: ¿Cuándo decidió lanzarse a la Alcaldía de Cartagena?

C.H.: Es una idea que está en curso. He estado haciendo consultas, la gente me ha ofrecido su respaldo. Yo no puedo ser ajena a la situación que se está viviendo y en manos de quién está quedando la ciudad, intereses que están distantes de lo que Cartagena necesita.

SEMANA: ¿Qué proyecto le propondrá a Cartagena?

C.H.: Estoy estudiando qué necesita. El asunto no es siquiera si podré enfrentar el reto, sino si realmente podré hacer algo. Porque llegar uno allá para que la politiquería no permita ejercer, es una bobada.

SEMANA: ¿Qué opina del actual alcalde de su ciudad?

C.H.: Creo que después de repetir varias veces, eso le debería servir para ejercer una buena Alcaldía, pero...

SEMANA: ¿Hace cuánto salió de Cartagena?

C.H.: Nunca he salido de Cartagena, soy cartagenera, mis papás viven allá. Quiero llevar una propuesta con un aire fresco y muy gerencial. Me gustaría hacer algo como lo de Sergio Fajardo en Medellín, el único experimento de nueva política no fallido.

SEMANA: ¿Qué es lo peor de la política colombiana?

C.H.: Las malas mañas.

SEMANA: ¿A cuál político admira?

C.H.: ¡Qué pregunta más difícil! Germán Vargas me parece un político comprometido, pero no me gustan sus mañas.

SEMANA: ¿Y cuál es el peor político?

C.H.: Hay muchos Teodolindos por ahí.

SEMANA: ¿Cree que en un futuro próximo llegará una mujer a la Presidencia?

C.H.: No. Colombia es un país machista y las mujeres en general son muy susceptibles. Al tiempo que están cuidando su discurso, están pendientes de sus vanidades, de si salieron bien, de si hablaron de ellas...

SEMANA: ¿Tendrá espías en su alcaldía?

C.H.: Por supuesto, esa es una buena arma para gobernar. Mis espías me acompañan siempre porque me permiten ver la realidad que se está cocinando por debajo, que es la que realmente sucede, no la que se muestra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.