Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/2013 1:00:00 AM

“Estamos en la oscuridad”

Tumaco estuvo 18 días sin luz y, buena parte de ellos, también sin agua. SEMANA habló con Jairo Antonio García, un exsacerdote y hoy líder social que salió a la calle para protestar por el abandono de su ciudad.

SEMANA: Poco después del plantón que organizó la semana pasada, el presidente llegó a Tumaco. ¿Está más tranquilo?

JAIRO GARCÍA: Sí. Se comprometió a traer dos plantas termoeléctricas y gestionar la llegada de diez más. Además, se quedó el alto consejero para la Seguridad y Convivencia, Francisco Lloreda, para aplicar soluciones de fondo. Vamos a controlar que los contratos que se firmen sean para el beneficio de la comunidad.

SEMANA: ¿Cómo logró sacar a la gente a la calle para protestar?

J.G.: Queríamos visibilizar a Tumaco porque es una ciudad maravillosa, una tierra fértil y rica. Pero pareciera que esa riqueza es hoy nuestra miseria. El desempleo llega al 84 por ciento. 

SEMANA: La luz y el agua se fueron después de un ataque que le atribuyen a las Farc. ¿Qué interés tienen los grupos ilegales allá?

J.G.: El Estado debe responder a eso. Ya propusimos que abran una comisión que registre el nivel de violencia. Siendo sinceros, estamos asustados. Manifestarse aquí es riesgoso. Ya les pedimos protección a las autoridades porque nuestras vidas pueden peligrar.

SEMANA: ¿Cómo se explica que hayan durado tanto tiempo para ponerles agua y luz?

J.G.: Es degradante que eso suceda en pleno siglo XXI. Aquí convergen muchos problemas, y el abandono del Estado es indudable. Tanta miseria no es compatible con la democracia. El año pasado tuvimos una situación similar: estuvimos 16 días sin agua. Unos senadores vinieron y dijeron que iban a hacer una huelga de hambre por Tumaco. Solo promesas.

SEMANA: Usted ha dicho que este 30 de noviembre Tumaco cumplirá 373 años de ‘esclavitud mental’. ¿Por qué?

J.G.: Nadie puede bailar en un funeral, y esto es lo que pasa en Tumaco. Estamos en la oscuridad. Durante el plantón tuvimos dos símbolos: una camiseta negra con el lema ‘Tumaco resiste’ y unas cadenas. Incluso cuando hay agua, las cosas son difíciles. La situación social es grave. Falta educación y cultura.

SEMANA: Usted no es tumaqueño. ¿De dónde viene su compromiso?

J.G.: Soy antioqueño, pero me ordené aquí hace 20 años. Después me enamoré y dejé el sacerdocio. Mi compañera es tumaqueña. Ambos estamos muy preocupados por la situación y queremos reivindicar a Tumaco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?