Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/26/2013 1:00:00 AM

“Estamos en la oscuridad”

Tumaco estuvo 18 días sin luz y, buena parte de ellos, también sin agua. SEMANA habló con Jairo Antonio García, un exsacerdote y hoy líder social que salió a la calle para protestar por el abandono de su ciudad.

SEMANA: Poco después del plantón que organizó la semana pasada, el presidente llegó a Tumaco. ¿Está más tranquilo?

JAIRO GARCÍA: Sí. Se comprometió a traer dos plantas termoeléctricas y gestionar la llegada de diez más. Además, se quedó el alto consejero para la Seguridad y Convivencia, Francisco Lloreda, para aplicar soluciones de fondo. Vamos a controlar que los contratos que se firmen sean para el beneficio de la comunidad.

SEMANA: ¿Cómo logró sacar a la gente a la calle para protestar?

J.G.: Queríamos visibilizar a Tumaco porque es una ciudad maravillosa, una tierra fértil y rica. Pero pareciera que esa riqueza es hoy nuestra miseria. El desempleo llega al 84 por ciento. 

SEMANA: La luz y el agua se fueron después de un ataque que le atribuyen a las Farc. ¿Qué interés tienen los grupos ilegales allá?

J.G.: El Estado debe responder a eso. Ya propusimos que abran una comisión que registre el nivel de violencia. Siendo sinceros, estamos asustados. Manifestarse aquí es riesgoso. Ya les pedimos protección a las autoridades porque nuestras vidas pueden peligrar.

SEMANA: ¿Cómo se explica que hayan durado tanto tiempo para ponerles agua y luz?

J.G.: Es degradante que eso suceda en pleno siglo XXI. Aquí convergen muchos problemas, y el abandono del Estado es indudable. Tanta miseria no es compatible con la democracia. El año pasado tuvimos una situación similar: estuvimos 16 días sin agua. Unos senadores vinieron y dijeron que iban a hacer una huelga de hambre por Tumaco. Solo promesas.

SEMANA: Usted ha dicho que este 30 de noviembre Tumaco cumplirá 373 años de ‘esclavitud mental’. ¿Por qué?

J.G.: Nadie puede bailar en un funeral, y esto es lo que pasa en Tumaco. Estamos en la oscuridad. Durante el plantón tuvimos dos símbolos: una camiseta negra con el lema ‘Tumaco resiste’ y unas cadenas. Incluso cuando hay agua, las cosas son difíciles. La situación social es grave. Falta educación y cultura.

SEMANA: Usted no es tumaqueño. ¿De dónde viene su compromiso?

J.G.: Soy antioqueño, pero me ordené aquí hace 20 años. Después me enamoré y dejé el sacerdocio. Mi compañera es tumaqueña. Ambos estamos muy preocupados por la situación y queremos reivindicar a Tumaco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.