Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2014 12:00:00 AM

“Un sindicato es maravilloso”

Desde el pasado miércoles, los actores están unidos para luchar por sus derechos laborales y exigir mejores condiciones por medio de la Asociación Colombiana de Actores. SEMANA habló con su vicepresidente Ernesto Benjumea, actor de la televisión nacional.

SEMANA: En el país hay actores desde hace tiempos. ¿Por qué abren un sindicato solo ahora?

ERNESTO BENJUMEA: Era una deuda que teníamos. Ya habíamos hecho algunos intentos, pero las cosas no funcionaban por la actitud de los mismos actores. Tanto ellos como la gente del común le temen al sindicato, pues lo relacionan con algo revolucionario.

SEMANA: ¿Entonces cómo lograron unirse?

E. B.: El temor, que ha sido nuestro enemigo, ahora está debilitado. Hoy las condiciones laborales son tan malas que no hay mucho que perder, sino mucho por ganar. Y hay algo más. Las redes sociales hacen que todo sea más fácil. A través de ellas logramos reunir una asamblea de 750 integrantes… y todavía nos siguen llamando.

SEMANA: ¿Por qué dice que las condiciones son malas, si la gente cree que un actor no tiene problemas de plata?

E. B.: A algunos nos ha ido bien y aun así no ganamos lo que ganan en otros países. Pero más allá del dinero, las condiciones son muy regulares. No hay seguridad social, cesantías, primas, vacaciones ni derechos de autor. Hay momentos en que el 90 por ciento de los actores en Colombia están desempleados. Cuando a un actor lo llaman a un casting, que más o menos dura dos meses, no recibe dinero. Si luego lo contratan, debe soportar durante meses jornadas que pueden durar hasta 18 horas. Y al final vuelve a quedar desempleado hasta por dos años, pero debe seguir pagando recibos. Es que se está infringiendo la ley sistemáticamente.

SEMANA: ¿Cree que sus adversarios van a ceder?

E. B.: Es que no tenemos adversarios. Vamos a trabajar con las programadoras, el gobierno y otros sindicatos. Hay que entender que un sindicato no se forma para pelear, sino para que se respeten derechos fundamentales. Cuando tengamos las condiciones laborales de las empleadas domésticas habremos logrado un avance.

SEMANA: ¿De veras cree que va a ser tan fácil?

E. B.: No, pero en Colombia no está prohibido soñar. Estamos en pleno proceso de paz, y siendo nosotros un gremio con gran visibilidad sabemos que podemos dar ejemplo al lograr que dos partes dialoguen y se pongan de acuerdo para hacer justicia. Aquí atacan al sindicalismo y matan a sus miembros, pero un sindicato es algo maravilloso. Le da forma legal al derecho que tenemos los trabajadores de asociarnos y luchar. 

SEMANA: Ustedes también han hablado de “dignificar” el oficio. ¿Qué quieren decir? 

E. B.: Los actores colombianos estamos muy lejos de ser considerados artistas. La gente cree que cualquiera puede actuar. Además, este gremio es parte de un mundo farandulero, y cuando nos entrevistan solo nos preguntan qué nos gusta comer y quién es nuestra esposa. Se trata de luchar por el estatus que merecemos. 

SEMANA: ¿Y cómo lo harán?

E. B.: Con educación. En Colombia hay universidades y academias muy buenas, y la bibliografía sobre el tema es muy amplia. Lastimosamente abundan los cursos y talleres de garaje, que sirven de desvare para los mismos actores con amplia carrera. Aún no se ha establecido que dentro de pocos años la industria solo tenga actores de universidad. Pero sí es claro que a través de la educación se puede ofrecer una mejor mano de obra y así sortear la crisis del rating que vive la industria.

SEMANA: Pero hay quienes tienen un amplio recorrido y no son estudiados…

E. B.: Eso hace parte del devenir. En alguna época no había médicos sino curanderos, y así se vivía bien. Yo por ejemplo conozco a muchos que tienen un don para determinada cosa y no son estudiados. Pero, ¿por qué no aprovechar las academias? No creo que la educación sobre, y menos cuando las universidades también forman personas íntegras. Este punto también había retardado que nos asociáramos.

SEMANA: ¿Y los realities hacen parte de esta educación? 

E. B.: Imagínate que en Colombia se eligiera al mejor médico a través de un reality porque es el más chévere y el más rumbero. Realmente lo de los realities es infame y muy insultante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.