Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2003/11/30 00:00

"Es más difícil escribir para los niños"

Jorge Velosa acaba de lanzar con los Carrangueros 'Lero lero candelero', un disco para niños y algunos de sus éxitos.

SEMANA: ¿Cómo es 'Lero lero candelero'?

Jorge Velosa: Es una colección de 19 canciones en los que trabajamos unos 12 ritmos distintos.

SEMANA: Es decir, no es un disco carranguero.

J.V.: Hay carranga pero también guabina, torbellino, rajaleña. incluso inventamos el merelao, que es una mezcla de merengue y currulao.

SEMANA: Ustedes regrabaron algunos temas anteriores, ¿esto les ayudó a terminar el álbum?

J.V.:Todo lo contrario. Por ejemplo, cuando empezamos a grabar La cucharita la voz no me salía. Tuve que irme a mi casa y estudiarla para poder cantarla como toca.

SEMANA: Uno pensaría que hacer un disco para niños es un recurso facilista.

J. V.: ¡No! Hace tres años ni lo habría intentado. Es más fácil escribir para adultos que para niños.

SEMANA: ¿Es su primera incursión en lo infantil?

J. V.: En mis discos anteriores siempre metía algún tema, alguna ronda para niños pero jamás me había atrevido a hacer un disco de sólo canciones infantiles. Para mí lo más difícil que existe es hacer humor y escribir textos para niños.

SEMANA: Claro que las letras de muchas canciones son largas.

J. V.: Eso de que a los niños hay que darles todo digerido es absurdo. Ellos son capaces de entender y memorizar textos largos, complejos. Otra cosa es que padres y profesores piensen lo contrario.

SEMANA: El nombre del disco es muy llamativo, como de trabalengua.

J. V.: Al principio pensé llamarlo Abuelo de pájaro. Pero el ilustrador me convenció que lo bautizara Lero lero candelero, que es el nombre de uno de los temas. El de Abuelo de pájaro lo dejo en remojo para una futura ocasión.

SEMANA: ¿Es fácil mantener viva en Colombia la llama del folclor?

J. V.: No, cada vez es más difícil. Los festivales de música folclórica se han vuelto un despropósito. La principal atracción ya no es la música regional sino ver caballos de paso fino y ahí les ponen rancheras y música de despecho.

SEMANA: ¿Usted cómo explica esa situación?

J. V.: Es un tema muy complicado. Ahora la radio está enlazada vía satélite y lo que se oye en todo el país se programa desde Bogotá. Además, si a eso se le agrega que los dueños de las grandes cadenas de radio son los mismos que embotellan cerveza, eso explica por qué se oye ante todo música que induce a tomar trago, como el vallenato romántico, el despecho o la carrilera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.