Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/12/01 00:00

"Es una vergüenza nacional"

Patricia Buriticá, coordinadora de la Constituyente de Mujeres, habla sobre la campaña del Ejército para desmovilizar guerrilleros con modelos en bikini.

SEMANA: ¿Qué piensa de que mientras un grupo de mujeres se reúne para hacer una propuesta de paz desde lo femenino, el Ejército utiliza la imagen de una mujer en bikini en sus campañas sicológicas para estimular la deserción?

Patricia Buritica: Es muy grave que una institución del Estado realice esta clase de campañas Es una vergüenza nacional.

SEMANA: Puede sonar sexista, ¿pero no es válido utilizar a una mujer para hacer que unos guerreros que se sienten muy machos, que cargan el fusil, en la interpretación freudiana, como una extensión de su pene, se reinserten a la vida civil?

P.B.: Ningún gobierno por ninguna razón debe utilizar el cuerpo femenino con fines publicitarios que denigran su condición de ciudadana. El sexismo y la imagen de las mujeres como objeto sexual sólo conducen a mantener las prácticas de exclusión, explotación y discriminación femenina y a presentarla como objeto que se puede tomar. Mensajes subliminales y reales que conducen a perpetuar el abuso y la violación sexual de las niñas y las mujeres.

SEMANA: ¿Qué opina de la actitud de la ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, quien dijo que se oponía al aviso porque desvirtuaba la idea del programa de reinserción?

P.B.: La Ministra de Defensa, como mujer que tiene un cargo de dirección del Estado tiene la obligación ética y política de evitar todo acto del Ejército colombiano que atente contra la dignidad de las colombianas.

SEMANA: Como representante de un colectivo de mujeres, ¿qué piensan de la labor que ha cumplido la Ministra al frente de un grupo de hombres armados ?

P.B.: No se nota la diferencia entre un varón o una mujer dirigiendo el Ministerio de Defensa. Es más, la Ministra ya marcha como los militares. Nosotras esperábamos que por lo menos mantuviera su paso femenino. Es ridículo ver a una mujer civil tomando el paso a la milicia. Si bien las feministas y organizaciones de mujeres hemos logrado la ley de cuotas nuestra aspiración es que las mujeres que lleguen a cargos del Estado sea para transformar estas instancias y políticas y no para emular y reproducir los patrones masculinos de gobernar. Entendemos que es una tarea titánica, pero si tiene la conciencia y la convicción de los aportes de lo femenino a la sociedad es necesario que se introduzcan rupturas en el ejercicio de gobernar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.