Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2011 12:00:00 AM

“Ir al psiquiatra significa debilidad para los hombres”

El profesor de la Universidad Javeriana Hernán Santacruz acaba de recibir de la ‘Revista Colombiana de Psiquiatría’ el premio a su Vida y Obra. El galardonado habló con SEMANA, entre otras cosas, de los problemas mentales que aquejan a los colombianos.

SEMANA: ¿Qué le ha dejado toda una vida dedicada a la psiquiatría y al psicoanálisis?

HERNÁN SANTACRUZ: En estos más de 40 años de estar viendo enfermos mentales en muy distintos entornos lo que puedo yo decir que tengo es la convicción de que sigue valiendo la pena ser psquiatra y ver enfermos mentales, nunca me he arrepentido de la decisión que tomé y pienso que para este país hacen falta psiquiatras que sean buenos y psiquiatras que tengan más de una orientación psicosocial que neta o exclusivamente farmacológica.

SEMANA: ¿Aún persiste la imagen que si uno consulta al psiquiatra, está loco?

H.S.: Tal vez menos, en los últimos años hay una cierta apertura y cierta liberalización de la sociedad frente a todas estas cosas que tienen que ver con la enfermedad mental y con la mente. Ahora la gente está más dispuesta a consultar, por supuesto con más frecuencia las mujeres que los hombres, ellos siguen sintiendo que consultar al psiquiatra es un muestra de debilidad o algo que daña su imagen. Las consultas a los psiquiatras tiene un matiz distinto ahora.

SEMANA: ¿Y qué tan mal de la cabeza estamos los colombianos?

H.S.: Estamos más o menos igual de mal que los países de este lado del mundo pero tenemos problemas particulares que nuestro país tenga un paisaje de psicopatología diferente; básicamente los problemas mayores son los generan, se han generado y se generarán alrededor de la violencia, la guerra y la enorme cantidad de población desplazada y de esas generaciones nuevas de niños colombianos que están creciendo en los cinturones de pobreza y que crecen en entornos violentos, pobres, de desempleo y de miseria.

SEMANA: ¿En nuestro contexto la violencia es una enfermedad?

H.S.: Sí. En el sentido específico del comportamiento violento es una perversión de la agresividad, o sea, existe una agresión posible sana y útil que está al servicio de la defensa de la vida y hay una perversión que sería el comportamiento violento que es el que desafortunadamente nos marca interna y externamente a los colombianos.

SEMANA: ¿Y esta se hereda o se adquiere?

H.S.: En el caso nuestro eso es algo que viene de unas constantes que son el predominio infortunado de una cultura machista, el maltrato infantil que sigue siendo algo abrumador, la impunidad y la injusticia en el sentido en que este es una nación con siete o más países distintos muchas veces encarnizados entre sí o discriminándose entre sí o lesionándose entre sí. Creo también que una gran cantidad de esos comportamientos violentos, que no son los de la guerra sino los de la violencia cotidiana, están ligados íntimamente a la pobreza y al uso y abuso del alcohol.

SEMANA: ¿Cuáles son las enfermedades mentales más comunes entre los colombianos?

H.S.: Los trastornos depresivos y los trastornos de ansiedad que afectan más o menos entre los dos a un poco más de un 25 por ciento de la población o que la van a afectar algún día.

SEMANA: ¿Los psiquiatras resuelven algo?

H.S.: Sí, algunas cosas son susceptibles de ser resueltas por los psiquiatras, primordialmente digamos que los trastornos depresivos generalmente son cosas que podemos aliviar e incluso curar, lo mismo pasaría con una parte de los trastornos de ansiedad en relación con las enfermedades psiquiátricas mayores, la esquizofrenia sigue siendo un desafío y una demanda todavía similar a la de otros países pero sigue siendo una enfermedad grave y de pronósticos sombríos.

SEMANA: ¿Qué recomienda para tener una buena salud mental?

H.S.: Recomiendo que uno nazca en un hogar con una mamá que lo quiera a uno, que lo amamante por lo menos por un años, que no le peguen nunca, que vaya a un buen colegio donde le enseñen bien matemáticas, física, biología y que no se lo enseñen de memoria sino para que estimulen el interés de ese niño, también es deseable que nadie entre en contacto con sustancias legales adictivas como el cigarrillo y el alcohol antes de los 18 años de edad y que eduquemos a la gente que esa persona que quiera tener buena salud mental tenga la convicción de que los seres humanos hemos nacido para ser felices y que tenemos derecho a ser feliz.

SEMANA: ¿La medicina alternativa cura enfermedades psiquiátricas?

H.S.: Sí, en la medida en que le ofrece a la gente esperanza, alivio y muchas veces lo hace de una manera más accesible y más liviana que la medicina científica tradicional.

SEMANA: ¿Alguna vez se ha auto-medicado?

H.S.: Nunca, jamás en mi vida me he tomado ni un tranquilizante siquiera y espero no tener que hacerlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.