Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/06/21 00:00

“La dignidad no es negociable”

Luego de ser destituida supuestamente por ser lesbiana, la teniente de la Policía Sandra Mora libra una larga batalla legal para buscar su reincorporación.

“La dignidad no es negociable”

SEMANA: ¿Desde cuándo comenzó a ser discriminada en la Policía?

Sandra Mora: En 1999 el coronel (r) Mario Gutiérrez Jiménez, entonces comandante del aeropuerto de Villavicencio, me citó a decirme que yo estaba llevando una relación más allá de buenas amigas con una piloto comercial.

SEMANA: ¿Y usted qué dijo?

S.M.: Inicialmente lo negué, pero fue tanta la persistencia del entonces coronel, que terminé reconociéndole que tenía una relación sentimental con ella. Él me amenazó con destituirme y me dijo que podía hacerme retirar con un informe de inteligencia donde manifestaría, como comandante del departamento de Meta, que yo tenía nexos con el narcotráfico y el paramilitarismo.

SEMANA: ¿Y cómo la sacaron?

S.M.: Ahí comenzó una persecución que terminó en mayo del año siguiente, cuando me destituyeron. Demandé, y hace pocos días el Juzgado Quinto de Meta falló a mi favor, dijo que había sido destituida por mi condición sexual y ordenó mi restitución a la Policía y se me llame a curso de capitán y mayor. Pero la institución apeló y ahora el caso está en segunda instancia.

SEMANA: ¿Por qué seguir exponiéndose?

S.M.: Porque era mi vida y mi carrera, además de mi buen nombre. Uno negocia el orgullo, pero la dignidad del ser humano no es negociable y siempre me he hecho respetar.

SEMANA: ¿Hay discriminación de los compañeros, o sólo de los superiores?

S.M.: Sí, hay bastante discriminación de parte y parte. Igual el único problema fue el general Mario Gutiérrez Jiménez. Eso siempre lo he dicho, no fue la Policía Nacional como institución, porque desde cuando era cadete mis superiores sabían mi condición, y fueron respetuosos.

SEMANA: ¿La Policía está saliendo del clóset?

S.M.: Más que salir del clóset, la Policía entendió que debe ser una institución que profese el respeto a los derechos y ya se dieron cuenta de que dentro de las filas hay mucha gente del sector Lgbt.

SEMANA: ¿Algún compañero le ha hecho una propuesta indecente?

S.M.: Más que propuestas indecentes fueron muchos admiradores, todo el tiempo. Me dicen cosas como: “eso es porque no ha probado. Venga, pruebe”.

SEMANA: ¿Todavía espera y quiere que la restituyan?

S.M.: Sí, a mis 36 años lo hago por dignidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.