Domingo, 22 de enero de 2017

| 2004/09/19 00:00

"La equivocación está bien porque así es la vida"

Andrea Echeverri reivindica en su disco solista su visión de la maternidad y también el derecho de todos a hacer arte.

SEMANA: Alguien calificó su disco de 'pop maternal'. ¿No es un poco superficial?

Andrea Echeverri: El concepto de mamá está caído. Está el de la mamacita que nunca tiene bebés y el de los comerciales de pañales, con el bebé rosadito. Todo eso toca revaluarlo. Si usted mira, un bebé está cargado de sangre, dolor, sexo.

SEMANA: ¿Cómo hacer trascender unas canciones dedicadas a su hija?

A.E.: Las mujeres aprenden con un bebé a ser pacientes, generosas y amorosas, y luego tienen que serlo con toda la humanidad, ser madres cósmicas. Las canciones llevan esa carga.

SEMANA: Eso significa alejarse de la estética que imponen la publicidad y la moda.

A.E.: Sí, pero estar chupando barriga todo el tiempo debe ser disfuncional, debe bloquear algún chakra. Es lo mismo que los tacones y los corsés. A las mujeres nos tienen en las mismas. Como hace un siglo o peor. La cosa es patética.

SEMANA: ¿Por qué utilizó instrumentos de juguete?

A.E.: Un día dije: "Voy a llevar al estudio un costalado de juguetes de Milagros".

SEMANA: Los expertos dirán que no es serio.

A.E.: Hay dos caminos. Presentar el arte como algo inalcanzable, un privilegio para unos pocos, o verlo como un sentimiento accesible a todos. En Aterciopelados no tenemos una educación musical formal y actuamos de la segunda manera. En el fondo, la música es muy primaria. Si usted le pone sentimiento y verdad se vuelve creíble.

SEMANA: Debe ser difícil imponer ese punto de vista en un mercado tan competido, con tantos virtuosos.

A.E.: Muchas veces los más duros lo dejan a uno frío porque están reconcentrados en sus escalas pero no comunican nada. En cambio, uno oye una cantaora de la Costa y siente que le sube una corriente por las piernas. Se desafina pero es una corriente de vitalidad que comunica vida.

SEMANA: ¿No es un riesgo innecesario para una figura consagrada como usted?

A.E.: De adulto uno se acostumbra a no hacer lo que no hace muy bien porque le da miedo caerse. Ver a un niño de menos de un año que aprende a caminar es la lección de la vida. Se cae, vuelve y se para, vuelve y se cae. Es terrible que a uno le dé miedo resbalarse. Como dice Cheo Feliciano, los músicos estamos perdiendo la humanidad. Hoy en día todo tiene que ser superpreciso y resulta que la equivocación está bien porque así es la vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.