Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 2006/11/11 00:00

“Me expulsaron de la iglesia por ser gay”

Iván Moreno Piraquive, hermano de la senadora Alexandra Moreno, habla de los atropellos contra él por parte de su familia y la comunidad cristiana.

SEMANA: ¿Quién es Iván Moreno Piraquive?
IVÁN MORENO PIRAQUIVE: Soy un profesional egresado de la Universidad de los Andes y actualmente trabajo como profesor de idiomas en la Universidad Javeriana. Mi familia es la fundadora de la Iglesia Dios Ministerial de Jesucristo Internacional y del partido Mira, que es el movimiento político de esa iglesia. Fui miembro activo de ésta hasta cuando me expulsaron por defender mi sexualidad.
SEMANA: ¿Qué diferencia hay entre el partido y la Iglesia?
I.M.P.: Ninguna. La Iglesia es la plataforma política y es un negocio de mi familia.
SEMANA: ¿Usted es hermano de la senadora Alexandra Moreno Piraquive?
I.M.P.: Sí, ella es la líder más visible de la iglesia.
SEMANA: ¿Por qué fue expulsado de la iglesia?
I.M.P.: Porque dije lo que soy: me declaré gay y defendí mi libertad y mis principios.
SEMANA: ¿Y qué pasó?
I.M.P.: Me echaron, desprestigiaron mi nombre y me atropellaron. Yo tenía un instituto de enseñanza, mi familia me difamó e hizo que todas las personas de la comunidad se retiraran. A comienzos del año pasado yo estaba de viaje y el departamento de seguridad de Mira entró armado al instituto y se apoderaron de todo.
SEMANA: ¿Cómo así que el departamento de seguridad?
I.M.P.: Sí, las personas que se encargan de la seguridad de los personajes importantes de la Iglesia y el partido.
SEMANA: ¿Qué opinión tiene usted de esa Iglesia?
I.M.P.: Que es un negocio.
SEMANA: ¿Qué prueba tiene usted para hacer todas estas acusaciones?
I.M.P.: He demandado y ya hay pronunciamientos a mi favor. También tengo un video donde se ve cómo en esta Iglesia se aprovechan de la gente. Allá el diezmo es obligación.
SEMANA: Su hermana fue una de las mayores opositoras en el Congreso al proyecto de ley que busca reconocer los derechos a las parejas gay...
I.M.P.: Sí, lamentablemente. Es un acto discriminatorio, pues quien tiene un hermano en esa condición debería ayudar mucho más a esa causa a cambio de oponerse.
SEMANA: Después de todo esto, ¿cómo están las relaciones con su familia?
I.M.P.: A pesar de todo, yo la quiero mucho. He intentado hablar con ellos, pero nunca me dan la cara. Siempre me responden sus abogados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×