Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2006 12:00:00 AM

“Que les muestren la roja”

Carlos González Puche, director de Acolfutpro, habla sobre los abusos que los clubes están cometiendo con los futbolistas del país.

SEMANA: Frente al dramático caso del jugador del Pasto Diego Fernando Cortés, quien puede quedar inválido y con una pensión de 450.000 pesos, ¿quién protege a los jugadores?

CARLOS GONZÁLEZ PUCHE: En su inmensa mayoría, el Sagrado Corazón de Jesús y la Santísima Virgen, porque algunos directivos, clubes y el propio Estado no han colaborado para que se corrija la situación laboral que viven los jugadores y sus familias.
SEMANA: ¿Por qué dice eso?

C.G.P.: Desde hace más de dos años venimos exigiendo el fin de la esclavitud en el fútbol, es decir, que los jugadores tengan los mismos derechos que un trabajador colombiano: contrato, remuneración, obligaciones, derechos y causales de terminación, pero nadie, ni siquiera el Estado, ha podido poner en cintura a los clubes. Solo unos pocos cotizan a la seguridad social. O, ¿cómo se explica que Cortés tuviera dos contratos?

SEMANA: ¿Cómo así que dos contratos?

C.G.P.: Tenía uno laboral por un millón de pesos y otro por cuatro millones, pero de prestación de servicios. Por eso va a recibir una pensión ridícula. Y ahora él, con nuestra ayuda, tendrá que demandar al Pasto para que le reconozca la pensión sobre los cinco millones de pesos. El club incurrió en un fraude laboral.

SEMANA: ¿Qué quiere decir con que están cometiendo un fraude?

C.G.P.: El Pasto, al igual que el América, Junior, Quindío, Pereira, Chicó, Huila, Tolima, Bucaramanga, Real Cartagena, Cúcuta, Envigado, Medellín, y la mayoría de los clubes de de la B, dividen el salario para disminuir la carga prestacional y los aportes a salud, pensiones, riesgos profesionales y parafiscales. Eso lo sabe el Estado, pero como el espectáculo del fútbol prevalece sobre obligaciones laborales, no lo corrige. El Estado les debería mostrar la tarjeta roja a esos clubes.

SEMANA: ¿En qué va la queja que presentaron a la Organización Internacional del Trabajo?

C.G.P.: Está en trámite, pero en la respuesta que el gobierno envió a la OIT dice que nosotros no somos un sindicato, y que por eso debe rechazarla. Si eso es así, que me expliquen por qué el Vicepresidente de la República y el viceministro de Trabajo, entre muchos otros funcionarios, se han sentado más de 15 veces a mediar en el conflicto.

SEMANA: ¿Es cierto que hay amenazas contra usted y otros representantes de Acolfutpro?

C.G.P.: Prefiero no entrar en detalles. Ya han sido judicializadas, y los directivos del fútbol y el gobierno las conocen. Quiero que quede claro que ni la asociación ni yo somos enemigos del fútbol.

SEMANA: Siempre se ha especulado que si el Estado interviene, la Fifa podría sancionar al país.

C.G.P.: Ese es un mito que hay que acabar. n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.