Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/10/13 00:00

“Somos prensa amarilla inteligente”

Henry Mance es el director de ‘La Calle’, una revista que propone ser un canal de expresión y empleo para los habitantes de la calle de Bogotá

“Somos prensa amarilla inteligente”

SEMANA: ¿Qué es La Calle?
Henry Mance: Además de ser una revista mensual, es un modelo social que ha funcionado en 30 países. La Calle es la oportunidad de trabajo para personas vulnerables, una herramienta para que dejen de pedir limosnas y se expresen.

SEMANA: ¿Qué tipo de periodismo piensan hacer?
H. M.: Yo diría que somos prensa amarilla inteligente. Hay muchas revistas acá, pero son muy difíciles de leer. Queremos llegar a espacios como TransMilenio, donde la gente se ha acostumbrado a ver por la ventana y a perder el tiempo. Por eso no vale la pena tener un tema superanalítico si es muy difícil de leer.

SEMANA: ¿Por qué creen que funcionará en Colombia?
H. M.: Uno tiene que ser optimista. En Colombia, con la cantidad de indigentes y desplazados, la gente quiere colaborar, pero no encuentra los caminos. Qué mejor forma de ayudar que leyendo más y dejando de comprar dulces y cosas que venden las personas de la calle.

SEMANA: ¿Cómo hace para que la gente de la calle compre y venda la revista?
H. M.: Nos estamos acercando a ellos, y a los que muestran interés les damos talleres sobre ventas. Hay normas como que no se puede vender la revista si están drogados o ebrios. Cuando están listos, les regalamos cinco ejemplares para que vean que sí se puede vender. Deben tener claro que no somos la alcaldía ni les estamos dando comida, ellos tienen que organizarse y saber vender. Nosotros les entregamos la revista a 500 pesos para que las vendan a mil

SEMANA: ¿No se puede ver eso como un negocio que se aprovecha de la gente de la calle?
H. M.: Ojalá sacáramos dinero de eso. Somos una fundación. La mayoría de los que trabajamos en la revista somos voluntarios. Lo más importante es que sea rentable para los mendigos y que ellos puedan escribir sus crónicas. Vamos a hacer que se sientan parte de la revista.

SEMANA: ¿Por qué es mejor comprar una publicación que dar limosna, comprar dulces, lápices o incienso?
H. M.: Para mí, lo de la limosna es horrible y es una dinámica que no le sirve a nadie. Los lápices son útiles, a alguna gente les gustan los dulces, pero La Calle hay que comprarla porque vale la pena leerla. Es de un tono distinto. Queremos mostrar que la gente de la calle puede ser productiva y también que tenga cuentos para contar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.