Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/17/2005 12:00:00 AM

"Soy inocente, soy inocente"

El coronel Luis Andrés Estupiñán, quien estuvo en la cárcel por el caso de 'la coca de Barranquilla', le contó a SEMANA qué le dejó este episodio.

SEMANA: ¿Por qué un inocente estuvo en la cárcel?

LUIS ANDRÉS ESTUPIÑÁN: Como en Colombia la cantidad de escándalos es enorme, se impuso un inmediatismo dañino para tratar de acallarlos. Se hacen juicios apresurados en los que se cometen muchas injusticias.

SEMANA: El caso de 'la coca de Barranquilla' involucró a altos oficiales. En su caso, ¿por qué estuvo en la cárcel?

L.A.E.: Primero estuve tres meses acusado de tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir. Demostré mi inocencia y recobré la libertad. Luego esto se revocó, me cambiaron los cargos y se me acusó de omisión. De nuevo recobré mi libertad porque soy inocente, soy inocente, reitero.

SEMANA: ¿Usted cree que fue un chivo expiatorio en uno de los narcoescándalos más sonados de Colombia?

L.A.E.: Por el despliegue publicitario y la desinformación que hubo, se buscó un responsable para mostrarlo. Se utilizó mi nombre y la posición que ocupaba.

SEMANA: ¿Para qué?

L.A.E.: Para ocultar otras irregularidades de otras autoridades en esa región del país.

SEMANA: ¿Quiénes?

L.A.E.: En el proceso del caso dice que la persona que quería lavar su imagen era el general del Ejército Gabriel Ramón Díaz.

SEMANA: ¿Cómo queda su nombre tras haber sido protagonista de un episodio que involucra droga, asesinatos, paramilitares, sobornos...?

L.A.E.: Es lamentable porque demuestra la degradación que produce el narcotráfico. En mi caso me siento satisfecho porque ante mi familia, mi institución y mi país demostré que siempre fui un hombre que actuó con transparencia y honestidad.

SEMANA: ¿Y ahora qué?

L.A.E.: Tengo una urgencia de dedicarle el tiempo perdido a mi familia y, a mediano plazo, voy a reintegrarme lentamente a la sociedad y al trabajo.

SEMANA: ¿En la Policía?

L.A.E.: Los hechos irregulares ocurrieron en Atlántico cuando yo era el comandante de la Policía del departamento y si bien soy inocente, debo asumir mi responsabilidad, por lo que solicité mi retiro.

SEMANA: ¿Odia a alguien?

L.A.E.: Mis creencias religiosas me señalan que el odio hay que desecharlo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.