Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/4/2014 12:00:00 AM

“Las orquídeas me salvaron la vida”

En 2000, por ir a ver una flor en el Darién, el inglés Tom Hart Dyke pasó nueve meses secuestrado. Este escritor y cazador de plantas estará en el Hay Festival, que se celebra del 30 de enero al 2 de febrero en Cartagena.

SEMANA: ¿Cómo lo secuestraron?

TOM HART DYKE: Fue el 16 de marzo de 2000 a las 11:57 de la mañana. Estaba buscando orquídeas con un amigo, cuando al cruzar la frontera de Panamá unos jóvenes nos lanzaron al suelo, nos ataron con cuerda y nos llevaron a un campamento. Estuvimos nueve meses en cautiverio.

SEMANA: ¿Nadie les dijo que esa zona era peligrosa?

T. H. D.: Sabíamos que era arriesgado, pero los ingleses somos excéntricos. Yo soy jardinero y lo único que quería era ver las orquídeas sobre las que tanto había leído.

SEMANA: ¿Cuáles eran?

T. H .D.: La denominada orquídea Stanhopea, que sale de la raíz del árbol y florece a lo largo de este. Parece entrelazada con el tronco, como si fuera una cadena. El aroma es tan poderoso que lo transporta a uno a otro planeta. Yo no las había visto antes de ir al Darién.

SEMANA: Su profesión es antigua y respetada en Europa, pero desconocida en Colombia. ¿De qué va a hablar en el Hay Festival?

T. H. D.: De mis días en la selva colombiana. Yo llevé un diario, que se convirtió en el libro Cloud Garden (Jardín de nubes) y me inspiró para seguir cazando plantas por todo el mundo: recoger semillas y sembrarlas en un jardín en Inglaterra. Sin ese secuestro nunca habría podido ver las orquídeas que vi. Estuve en los lugares más recónditos y caminé unos 1.300 kilómetros en una loma tan alta que se podía ver Panamá, la costa Caribe, incluso Turbo. Me fascinaba vivir entre tantas plantas.

SEMANA: ¿Las Farc le creyeron el cuento de que era cazador de orquídeas?

T. H. D.: Al comienzo amenazaban con matarme, pues creían que era de la CIA. Entonces me dediqué a demostrarles la verdad y comencé a hacer jardines de orquídeas. Hacíamos ‘patrullas’ para buscar flores en compañía de unos guardias, que se aburrían porque nos la pasábamos horas enteras mirando árboles. Poco a poco fuimos sembrando orquídeas en el campamento y de ahí surgió un jardín. Las orquídeas me salvaron la vida.

SEMANA: Usted construyó uno de los jardines más grandes del mundo: el World Garden, en Inglaterra. ¿Entre las 8.000 variedades de flores que tiene hay orquídeas colombianas?

T. H. D.: No pude traer una sola semilla, pues los guerrilleros quemaron mis jardines. Les echaron gasolina y les prendieron fuego. No sé por qué. n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.