Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/09/15 00:00

"Vivo entre la felicidad y la soledad"

Martha Patricia Medina, 32 años, novia colombiana de Keith Stannsen, uno de los tres ciudadanos estadounidenses secuestrados por las Farc en el Caquetá, habla de su drama y de los dos hijos de la pareja.

SEMANA: El viernes se conocieron las fotografías de los tres ciudadanos estadounidenses secuestrados por las Farc. ¿Qué sintió al ver a su novio, Keith Stannsen?

Martha Patricia Medina: Una profunda emoción porque a pesar de las circunstancias lo vi bien, vivo, intacto. Está lleno de fuerza.

SEMANA: Al igual que sus compañeros de rapto...

M.P.M.: Sí. A Thomas Howe y a Marc Gonsalves también se les ve bien. Me alegra mucho porque esta imagen aunque dolorosa amortiguará un poco el dolor que deben sufrir sus familias.

SEMANA: El secuestro de los tres ciudadanos norteamericanos se produjo el pasado 13 de febrero. ¿Cuál era su relación en ese momento con Keith?

M.P.M.: Era y soy su novia. El me prometió su amor, amor del que nacieron nuestros dos hijos.

SEMANA: ¿Cómo manejó usted su embarazo con el secuestro?

M.P.M.: Tuve momentos de mucha tristeza, en especial el día del parto, porque todas las madres llegaron al hospital con sus compañeros. Sin embargo ese día quería que todo saliera bien por los niños. Sabía que tenían que nacer sanos para cuando él esté libre y venga a conocerlos. Los niños lo están esperando.

SEMANA: ¿La embajada de Estados Unidos la ha ayudado?

M.P.M.: Nada, porque como no estoy casada con él no tengo ninguna vínculo legal. Sin embargo lo importante es que entreguemos lo mejor de nosotros para liberarlos.

SEMANA: Debe tener sentimientos encontrados por la suerte de su novio y el regalo de sus hijos.

M.P.M.: Eso es así. Vivo entre la felicidad y la soledad. Con el nacimiento de Nicolás y Keith, mis bebés, en mayo 26, sentí que había tocado el cielo, pero con el vacío por la ausencia de él me siento en el infierno.

SEMANA: ¿Un mensaje para él?

M.P.M.: Sí. Este jueves 18 estará cumpliendo 39 años. Ese día me voy a comunicar con él durante todas las horas mentalmente. Si lo liberan antes, lo recibiremos con besos y abrazos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.