Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/08/05 00:00

"Yo no persigo a los fumadores"

Pablo Antonio Guío Téllez, alcalde de Tunja, es el primer mandatario que prohíbe fumar en los sitios públicos cerrados de una capital.

"Yo no persigo a los fumadores"

SEMANA: ¿Usted inició una cacería de brujas contra los fumadores en Tunja?

Pablo Antonio Guio: Yo no le llamaría 'cacería de brujas', sencillamente iniciamos un proceso de concientización sobre los efectos del cigarrillo y el tabaquismo.

SEMANA: ¿Le llama usted 'proceso de concientización' al hecho de echarle la policía a los adolescentes que fuman?

P.A.G.: No se les echa la policía, sencillamente se prohíbe la venta de cigarrillos y alcohol a los menores de edad.

SEMANA: ¿Y qué pasa con los adolescentes que encuentran fumando?

P.A.G.: Los menores que sean sorprendidos comprando o fumando serán conducidos por la policía.

SEMANA: ¡¿Por la policía?!

P.A.G.: Es la autoridad legítima. Pero los acompañarán para entregárselos a su padres quienes, por su parte, recibirán una amonestación escrita.

SEMANA: ¿Pero eso no atenta contra los derechos de cada persona de hacer lo que quiere?

P.A.G.: Cada persona tiene derecho al libre desarrollo de su personalidad. Lo que no puede ocurrir es que en una reivindicación de la libertad se irrespeten los derechos de los demás.

SEMANA: ¿Qué diferencia encuentra usted entre autoridad y autoritarismo?

P.A.G.: La discusión no debe girar en torno a estas palabras. Se prohibió fumar en los coliseos cubiertos, salas de cine, teatros, bibliotecas, museos, buses, busetas, taxis, oficinas estatales. Es decir, en sitios donde debe reinar el civismo, donde se debe respetar a los demás.

SEMANA: ¿Por qué le dio a usted por esta medida?

P.A.G.: Aunque algunos entienden la prohibición como un castigo en realidad es una medida pedagógica.

SEMANA: ¿Cómo así?

P.A.G.: La última encuesta del Programa Rumbos muestra que los jóvenes de Tunja están dentro de los mayores consumidores de cigarrillo, tabaco y alcohol. Buscamos evitar que los adolescentes sean consumidores de éstos. Queremos dar ejemplo de vivir en armonía sin necesidad de fumar ni beber.

SEMANA: ¿Hasta ahora cuál es el balance?

P.A.G.: La ciudadanía ha tomado con entusiasmo la medida. Ha entendido que yo no persigo a los fumadores sino que protejo la salud pública de mi ciudad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.