Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/8/1993 12:00:00 AM

Vaca para un entierro

CUATRO DIAS DESPUES de que estallara el carro-bomba en Bogotá, el drama de una de sus víctimas hizo estremecer nuevamente a los transeuntes del centro de la capital.
Se trata del caso del vendedor ambulante Alvaro Hernán Hermida, oriundo del Putumayo, cuyo cadáver tuvo que ser velado en plena calle, mientras sus solidarios compañeros, de la Asociación de Vendedores Informales de Colombia, pedían limosna para poder darle una sepultura digna.
La historia de Hermida, una víctima más del terrorismo, conmovió a los colombianos: un hombre que vivió en la calle, murió en la calle y en la calle lo velaron.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.