Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/7/2006 12:00:00 AM

PRIMER PLANO

Juanita Lascarro, hija de la soprano Marina Tafur, hará como su madre: interpretará el papel de Violetta Vallery en una nueva versión de La Traviata que se presentará en el Teatro Colón de Bogotá entre el 10 y el 21 de octubre. Catalina Gómez, de SEMANA, habló con ella.

Juanita Lascarro, hija de la soprano Marina Tafur, hará como su madre: interpretará
el papel de Violetta Vallery en una nueva versión de La Traviata que se presentará en el Teatro Colón de Bogotá entre el 10 y el 21 de octubre. Catalina Gómez, de SEMANA, habló con ella.

En el año de 1976 la ópera de Colombia salió a escena por primera vez con La Traviata, de Guiseppe Verdi. La soprano Marina Tafur estuvo encargada de interpretar el papel de Violetta Vallery. Tres décadas después, es Juanita Lascarro, su hija, quien interpretará este precioso personaje en una nueva versión de La Traviata que se presentará en el Teatro Colón del 10 al 21 de octubre. Esta soprano bogotana, radicada en Europa hace 17 años, trabaja actualmente para la ópera de Frankfurt y en el pasado ha cantado para la Deutsche Opera de Berlín, la Ópera Nacional de París y el Teatro Real de Madrid, entre otros importantes escenarios de la ópera mundial. Juanita, que regresa al Colón después de seis años de ausencia, es una de las figuras más importantes de la ópera nacional, junto a figuras como Valeriano Lanchas y Alejandro Escobar que también hacen parte de este repertorio.

SEMANA: ¿Qué es la ópera para usted?

JUANITA LASCARRO: Es mi modo de vivir. No puedo imaginarme haciendo otra cosa. Me siento en mi casa cuando estoy cantando ópera. Ser cantante es una especie de necesidad.

SEMANA: ¿Cómo se siente cada vez que regresa a trabajar en Colombia?

J.L.: Antes de llegar nunca sé cómo me voy a sentir. Es una bobada que pasa cuando se vive en el exterior. Pero cuando llego, me siento totalmente en casa, libre, desinhibida y puedo hablar en mi idioma. Es una delicia.

SEMANA: ¿Cuál es la diferencia de trabajar en Alemania y en Colombia?

J.L.: Pienso que no se puede hablar de diferencias. Cada vez que llegas a un teatro, independientemente de si es en Colombia, Francia o España, tienes tu papel aprendido. Lo diferente es, obviamente, los edificios, los colegas, la interpretación musical... Cada vez es un teatro nuevo. Ahora estoy en mi país y eso es diferente. Estoy con mis amigos y con la gente que conozco desde que era pequeñita.

SEMANA: ¿Cuál es la importancia de esta ‘Traviata’ que reúne tantas figuras de la ópera colombiana?

J.L.: Estoy muy orgullosa de cantar con tantos colombianos. Me siento feliz de que haya tantos cantantes, tantas personas que trabajan alrededor de la ópera que les está yendo tan bien.

SEMANA: ¿Qué es lo que más le gusta del papel de Violeta?

J.L.: Con Violeta me siento muy cómoda. Me fascina la música y es un placer poder interpretarla. Uno de los detalles más bonitos es que mi mamá cantó la primera Traviata, la primera Violeta, cuando se creó la ópera de Colombia, hace 30 años. Fue una idea de Gloria Zea que yo cantara esta Traviata tres décadas después. Saber eso es un detalle muy importante para mí. Es la continuación de algo que empezó hace muchos años y que todavía continúa.

SEMANA: ¿Cuándo interpretó por última vez el papel de Violeta?

J.L.: En Frankfurt, hace dos años.

SEMANA: ¿Qué tan especializado debe ser el público para acercarse a ‘La Traviata’?

J.L.: Es una música que puede escuchar cualquier persona, independientemente de si es estudiada o no, o si es conocedora o no. Es un idioma universal que va directamente al corazón.

SEMANA: Usted interpreta con frecuencia a Hendel, ¿es su compositor favorito?

J.L.: Sí, canto mucho a Hendel, pero no tengo compositores preferidos. Hay compositores que me dicen mucho, pero preferido ninguno. Me gustan muchísimo Strauss, Mozart, obviamente Verdi, pero no puedo decir que uno sea más preferido que otro.

SEMANA: ¿Cuál es el teatro más encantador donde ha cantado?

J.L.: Me gustó muchísimo cantar en el Teatro Real de Madrid. Canté una ópera barroca y me gustó mucho estar ahí, el teatro me pareció muy bonito, moderno. Entre otros recuerdos preciosos que tengo de teatros, obviamente está Colombia, porque esta es mi casa. Bruselas también me gusta muchísimo.

SEMANA: ¿Y por qué termina radicada en Frankfurt?

J.L.: Porque quería tener un hijo y quería dejar de viajar. Por eso tomé un contrato en Frankfurt. Además, el director de la ópera de Frankfurt era el director de la ópera de Bruselas hace muchos años y cuando tomó la ópera de esa ciudad, yo sabía que iba a ser una ópera muy interesante. Me gusta mucho su estilo, cómo selecciona a los cantantes, cómo trabaja. Por eso me fui para allá. Tengo mi hijo, tengo mi carrera y no tengo que viajar y dejar a mi hijo todo el tiempo.

SEMANA: Si no fuera cantante, ¿qué instrumento musical te gustaría interpretar?

J.L: Creo que el chelo. Me encanta su sonido.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.