Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

El gran maestro

El noruego Jo Nesbø es tal vez el escritor de novelas policiacas más importante del mundo. Pero lo suyo no solo es literatura.

Compartido 0 Veces

De 54 años de edad, Jo Nesbø ha logrado que su personaje literario, el inspector Harry Hole, ocupe ya un pedestal dentro los de su género. Pero la vida de Nesbø no solo ha sido literatura: fue futbolista, rockero, corredor de bolsa y ahora escala. Estuvo de paso por Colombia, donde, además de subir las peñas de Suesca, habló de su primera novela que llega a Colombia, El leopardo.

SEMANA: Uno asocia a los escritores con sedentarismo, pero usted rompe la regla.

Jo Nesbø: Sí, escalo desde pequeño. Y antes que riesgo o diversión, para mí es una metáfora. Siempre hay que subir, no solo montañas, sino en la vida también.

SEMANA: ¿No le gustaría un hobby más apropiado para un escritor?

J. N.: No, amo la vida sencilla. Un filósofo noruego dice que lo mejor de una chocolatina es la esquina de chocolatina.

SEMANA: ¿Cómo pasó de tocar ‘rock’ a escribir novelas?


J. N.: Teníamos una banda exitosa llamada Di Derre. Me dedicaba al grupo en la noche porque en el día era corredor de bolsa. Pero no aguanté más. La literatura era mi siguiente escalón, y lo subí.

SEMANA: Usted ha vendido 20 millones de libros sobre crímenes horrendos en una sociedad nórdica casi perfecta. ¿Cómo explicar que en la convulsionada Colombia se escriba poco de eso?

J. N.: Ustedes lo viven a diario y lo ven en las noticias. Creo que aún hay mucho miedo. La historia dice que la mejor literatura o el mejor cine sobre hechos violentos llegan después, nunca durante. Piense en la época de la Prohibición o en la Segunda Guerra Mundial. Cuando tenga paz, Colombia seguro no será la excepción.

SEMANA: Harry Hole, el inspector de sus novelas, dice que perder la vida no es lo peor…

J. N.: Sí, no es lo peor que puede pasar. Él hace una crítica, más que a la muerte, al facilismo de la sociedad moderna, a esa tendencia de la gente a dejar que se le pase la vida sin tomar las riendas, a solo vivir en función de comer, beber y dormir.

SEMANA: ¿Por qué la novela policiaca retomó fuerza?

J. N.:
Porque, aunque algún sector de la crítica no lo admita, se volvió más política que antes. Hoy escarba conciencias, y así se ha vuelto popular en Escandinavia. Es literatura tan entretenida como importante.

SEMANA: ¿Por qué la crítica subestima la novela policiaca?


J. N.:
Hay buenas razones. Cada vez se publican más novelas policiacas malas en el mundo. Muchos autores y editores creen que es una manera fácil de hacer plata. Y en algunos casos lamentablemente lo es.

SEMANA: ¿Cuánto permite una novela policiaca suya saber sobre el ser humano?

J. N.:
No sé. Los escritores no somos científicos, por lo cual en muchos sentidos somos los miembros más inútiles de la sociedad.

Cargando Comentarios...