Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2002/09/16 00:00

EDUARDO CIFUENTES

EDUARDO CIFUENTES

Una tutela presentada por el Defensor del Pueblo, fallada en menos de cuatro horas, le salvó la vida a un niño con leucemia. Sus padres, pertenecientes a los Testigos de Jehová, se negaban a que le hicieran este procedimiento a su hijo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.