Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/02/20 00:00

Guillermo Mendoza

Habría podido renunciar cuando la Corte Suprema le ordenó botar a 2.100 fiscales. Al fin y al cabo está como encargado y tiene su jubilación lista. Pero decidió darse la pela y comenzó la purga que le despejara el camino al Fiscal que llega.

Guillermo Mendoza

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.