Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/25/2011 12:00:00 AM

Amy Winehouse: talento, voz y caos

La cantante londinense hallada muerta el pasado sábado en su casa, era mucho más que sus sonados escándalos y adicciones. Era una artista atrevida, talentosa y dotada de una voz cálida que atrapó a millones de seguidores.

Recibir cinco premios Grammy en el año 2008 no solo convirtió a Amy Winehouse en la primera cantante británica en recibir los galardones más importantes de la gala. Esa noche, Amy recibió el reconocimiento más grande por el aporte que a su edad, a los 24 años, le hacía al mundo de la música.
 
Fue una artista diferente en todo el sentido de la palabra. Era una figura “políticamente incorrecta”, como la describe Carlos Esteban Lemoine, director del Festival Soul DC, por sus problemas con la policía, uso excesivo de drogas y alcohol, bulimia, trifulcas con su pareja, sobredosis, cancelación de conciertos, y entradas y salidas constantes de centros de rehabilitación. Y aún así se ganó el respeto del público por su incuestionable talento.
 
Para expertos como Manolo Bellon, esta joven de cabellera negra y frondosa, llena de tatuajes y figura anoréxica se atrevió a mezclar en su música géneros como el rock, el jazz, el blues y el soul, que supo acompañar de “letras inteligentes” y de una voz sencillamente “espectacular”.
 
Era una artista “honesta”, que nunca ocultó sus adicciones a la droga y al alcohol, y que de hecho, hicieron parte importante de su música: su gran éxito, Rehab, era un claro rechazo a la petición de su esposo, familia y amigos de acudir a un centro de rehabilitación para alcohólicos.
 
“Una persona que es capaz de hablar de sus adicciones en su música es muy inteligente. Nunca ocultó que era drogadicta y lo enfrentó en sus canciones. Ese es un buen ejemplo de canciones con sentido y lejos de la vanalidad”, agrega Bellon.
 
A diferencia de otros artistas que buscan en la mezcla de diversos géneros ese “toque mágico” para gustarle al público y convertirlo en un exitoso producto comercial, Amy Winehouse lo logró sin importarle si su música podría convertirse en un hit en ventas. “A ella no le preocupaba eso. Es una diferencia muy sutil (con otros artista). Ella los mezclaba (los géneros) porque le nacía”, dice Bellon.
 
Los ritmos negros eran la esencia de música y no en vano sus músicos eran negros. “La banda era sensacional, tenía grandes artistas y la historia de la música estaba ahí presente”, explica el director del Festival Blues DC.
 
Durante su fugaz y exitosa carrera se ganó el título de ‘la Diva del soul’. Era conocida como la artista contemporánea de este género y la cálida voz era uno de sus atractivos, que atrapó a millones de seguidores que hoy lamentan su repentina muerte.
 
“Su voz técnicamente era de contralto, que no es muy común en un cantante de música popular, que generalmente son sopranos o mezzosopranos. Era una voz que funcionaba sola –dice Manolo Bellon–. Tenía tonos ricos, una potencia inusual y eso marcó su diferencia. No sé si tenía formación académica, pero sin duda era una voz estudiada”.
 
Con temas como Love is a losing game y You know I am not good, Winehouse ha sido comparada con artistas como Sarah Vaugham por su voz cavernosa e intensa, y con Billie Holiday e incluso Edith Piaf por su creatividad, vulnerabilidad y excesos.
 
Amy Winehouse es ya una leyenda de la música, al igual que tantos otros talentosos artistas con vidas tormentosas que murieron antes de su tiempo y de manera no natural. Sus padres, separados desde que ella tenía 9 años, confesaron que su muerte era “cuestión de tiempo”. De hecho, su papá, Mitch, en una ocasión admitió que tenía preparado el discurso para su funeral.
 
Amy proviene de una familia judía influenciada por el jazz. A los 10 años fundó su primer grupo de rap y a los 14 años comenzó a escribir música de jazz. A los 16 años su talento fue descubierto y su disco debout, lanzado en el 2003, ganó elogios. Pero fue con su segundo trabajo musical Back to Black, en el 2006, que se convirtió en una estrella.
 
Con sólo dos discos, Amy consiguió amasar una de las más grandes fortunas del Reino Unido y entró en la lista de los jóvenes menores de 30 años más ricos del mundo. El éxito, el dinero y todo lo que un ser humano puede desear le llegó a esta mujer cuando era muy joven, así como la muerte. Otra estrella fugaz de la música.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.