Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2012 12:00:00 AM

Contra el muro

El encierro de Santa Bárbara no dio más que un par de posibilidades y la penúltima del abono bogotano sucumbió ante el mal estilo, regla general de una tarde larga que no zozobró por el mal tiempo pero sí se hundió a medida que pasaron los turnos, luego de un prometedor comienzo.

En él, en ese inicio, Iván Fandiño hizo de su confirmación un hecho notable, ante ese toro que logró irse arriba en la muleta. El vasco estuvo como de costumbre, firme, y con las zapatillas clavadas en la arena dibujó muletazos de tal intensidad, que la Santamaría le correspondió con los olés profundos de los viejos aficionados. Hubo mucho más que entrega y a medida que las suertes se hicieron más sentidas, el presagio de un triunfo asomó en el cielo que abría de a pocos. Pero la espada, y luego el descabello, negaron lo que parecía un hecho. Ovación tras aviso y dientes apretados. Palmas al toro en el arrastre.
 
No hubo más de que echar mano. Al propio Fandiño le salió un quinto que, entre medias arrancadas y derrotes, dio más de un susto. Bueno, a los tendidos, porque Iván olvidó esa condición y buscó sacar agua a costa de su propio tipo. Otra ovación, a la que correspondió con el regalo de un séptimo que manseó en tablas. Le retribuyeron con una oreja que no cuenta en ésta, plaza de primera categoría.
 
Juan Solanilla resolvió muy bien al también manso tercero de la corrida, que buscó guarecerse en las tablas. Con cabeza, el torero bogotano, buscó, y halló, en las rayas el término medio para sacar algunas series, en las que la receta de no dejarle ver más que la muleta permitió algún acompañamiento, por parte del ejemplar, a los cites. Esa mezcla de recursos y entrega sirvió para coronar un trofeo que tuvo peso. En el sexto, correoso, hizo méritos para que la gente lo acompañara en la empresa de buscar la puerta grande. Pero no hubo suficiente trascendencia ni el acero dio en el blanco. Palmas.
 
A Diego Urdiales le fue aún peor. El segundo siempre anduvo con la cara alta, aparte de tardo e incómodo. Y nunca terminó sus viajes tras los engaños, si es que acaso lo intentó. El capítulo eterno con la espada hizo aún más prolongado el suplicio. Dos avisos y pitos. El cuarto fue infame. Nunca descolgó y su arboladura allá arriba hizo más difíciles las cosas, que empeoraron cuando descubrió a Diego, al que le apuntó, por fortuna, sin éxito. Palmas, tras deshacerse del regalito.


Ficha

Temporada bogotana 2012

Penúltima de abono

Seis toros de Santa Bárbara

Serios y desiguales de presentación. Bravos en el caballo. El primero, encastado y con emoción en la muleta. Los demás, entre mansos y complicados.

470, 534, 554, 469, 524 y 470 kgrs.


Diego Urdiales

Turquesa y oro

Pitos tras dos avisos y palmas


Iván Fandiño

Malva y oro

Ovación tras aviso y ovación


Juan Solanilla

Obispo y oro

Oreja y palmas


Detalles: Más de media plaza. La corrida demoró 35 minutos en comenzar mientras se arreglaba el ruedo, tras fuerte aguacero. Iván Fandiño regaló un séptimo (500 kgrs), manso. Una oreja.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.