Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/2011 12:00:00 AM

Diego Estrada Montoya, maestro de la bandola, falleció a los 75 años

El último integrante del Trío Morales Pino, uno de los más importantes íconos de la música andina colombiana, falleció en el Valle del Cauca.

Desde temprana edad, Diego Estrada Montoya (Buga, Valle del Cauca, 1936 – 2011), recibió las influencias de quienes lo guiaron en sus comienzos, los maestros Miguel Salazar, Manuel Barbosa y Efraín Orozco. Realizó estudios de formación musical en el Conservatorio de Música Antonio María Valencia de Cali y pronto se integró a las propuestas que de la música andina colombiana se gestaban en la primera mitad del siglo XX, con los maestros Pedro Morales Pino, Emilio Murillo, Alberto Escamilla y Fulgencio García, entre otros.

Hizo parte y luego fue gestor de muchas estudiantinas en el Valle del Cauca. En el Instituto de Cultura Popular de Cali se desempeñó como profesor de música por largos años.

En 1962, con los maestros Peregrino Galindo, ejecutor del tiple y Álvaro Romero, ejecutor de la guitarra, crearon el Trío Morales Pino, uno de los más importantes íconos de la música andina colombiana, con un largo número de trabajos que quedan en el acervo de la discografía nacional.

Virtuoso y creador de un impecable estilo en la ejecución de la bandola, pedagogo insigne, compositor exquisito de muchas obras como bambucos, pasillos, danzas, valses, polcas, así como pasodobles y tangos.

Además de los aires andinos, degustador de otros géneros musicales como la música llamada clásica, el folclor latinoamericano y los boleros. Por el fallecimiento de los otros dos maestros, desaparecido el Trío Morales Pino, conformó con dos de sus alumnos el Trío Espíritu Colombiano.

A su nombre como reconocimiento, se concede desde hace varios años un galardón al mejor ejecutor de la bandola, en cada versión del Festival de Música Andina “Mono Nùñez”, en Ginebra (Valle).

Se lleva a su nueva morada múltiples galardones y reconocimientos a su vida y su obra. Fue maestro y amigo para quienes compartimos con él en escenarios y en tertulias musicales, muchas vivencias acústicas.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.