Sábado, 21 de enero de 2017

| 2010/01/25 00:00

El Carnaval de las Artes, según Fiorillo

Heriberto Fiorillo, director de la Fundación La Cueva, le cuenta a Semana.com cuál es el objetivo del Carnaval de las Artes (precedente del Carnaval de Barranquilla) y qué sorpresas habrá en su cuarta versión.

Heriberto Fiorillo, escritor y periodista, es el organizador del Festival de las Artes en Barranquilla

El próximo 27 de enero comienza en Barranquilla el cuarto Carnaval de las Artes. Serán cuatro días de reflexión con los más grandes creadores del mundo; un homenaje a la vida y obra de artistas, escritores, músicos, periodistas, caricaturistas, directores de cine, actores, gastrónomos, teatreros y sonodistas. Erotismo, aventura, transformación y burla, como temas de discusión quince días antes del Carnaval de Barranquilla, la fiesta desmedida en la que extraños y naturales se embriagan, se disfrazan y gozan la vida burlándose de la muerte, viviendo en el cielo y en el infierno, todos, buenos y malos, puros e impuros. Todos juntos, sin saber quién es quién.

Semana.com habló con Heriberto Fiorillo, el director de 'La Fundación de La Cueva' -cuyo nombre evoca el bar en que varios escritores, entre ellos, Gabriel García Márquez, se reunían a departir-, y organizador del festival. Fiorillo explicó cuál es el sentido de este festival y contó quiénes son los invitados.

Semana.com: ¿Cuál es la intención de El Carnaval de las Artes?

Heriberto Fiorillo: Queremos recordar conscientemente de qué se trata, de que el carnaval es una fiesta popular, no un espectáculo, ni es una pachanga. Tampoco es una feria.

Semana.com: ¿Es decir el carnaval hoy no es lo que es: el desfile de comparsas y la presentación de orquestas?

H.F.: La verdadera esencia del carnaval se fue perdiendo en la medida en que nosotros los barranquilleros, empezamos a pensar que lo importante era el escenario. Y lo importante es desordenarnos. Lo que ha ocurrido, cuando vamos a ver los desfiles y no participamos del jolgorio, es que nos hemos convertido en testigos de nosotros mismos y no participamos de la fiesta.

Semana.com: ¿Se ha reducido entonces el carnaval a negocio y espectáculo?

H.F.: Los barranquilleros tenemos que apropiarnos del carnaval, de las verbenas en los barrios, que la gente se disfrace. Pero la gente no se disfraza porque le da pena, no se transforma.

Semana.com: ¿Cuándo la gente se disfraza de marimondas y monocucos no saben de qué lo están haciendo?

H.F.: Ojalá se los pusieran y se atrevieran a disfrazarse. El Carnaval de Santo Tomás, un pueblo del Atlántico, tiene esa expresión de disparate, de locura colectiva, de transformación colectiva.

Semana.com: ¿Por qué el carnaval de las artes no se programa para los días de carnaval, sino quince días antes?

H.F.: Porque como organizadores no nos interesa precisamente porque vamos a estar festejando el carnaval. Esos son los días de locura en los que uno se desata y se transforma en otro. Nosotros somos unos hijos racionalistas no transgresores del carnaval.

Semana.com: ¿Qué tiene que ver el director de cine erótico italiano Tinto Brass con el Carnaval de las Artes?

H.F.: Todo tiene que ver. En los días de carnaval todo puede pasar: diga lo que quiera, haga lo que quiera y después arrepiéntase. Son días para voltear la realidad. Un hombre como Tinto Brass, que remueve las pasiones reprimidas, es un bienvenido al carnaval.

Semana.com: En la programación está incluida un conversatorio con Lena Burke, ¿quién es ella?

H.F.: Es una cubana que vive en Miami, pero no es ‘gusana’, viaja a Cuba. Su madre, Malena, y su abuela Helena Burke, tienen una larga y exitosa vida dedicada a la música. Lena trae una película protagonizada con Jorge Perugorria, sobre la vida de la cantante cubana ‘La Lupe’, la única persona a quien Benny Moré se sentaba a oír cantar. Era a la única a la que Moré le rendía pleitesía. ‘La Lupe’ se transformaba en el escenario, se daba contra las paredes, se desnudaba.

Semana.com: ¿A quién más le gustaría traer por esos días?

H.F.: Quisiera traer a la mujer barbuda. Es el absurdo, es la fiesta de Pantagruel y Gargantúa. Quisiera tener al gordo más gordo del mundo, pero para el asombro de la gente. Es como encontrarse con Melquiades, el gitano de Cien años de soledad. El carnaval es el caos, todo ocurre, se encuentran el cielo y el infierno.

Semana.com: ¿De los personajes que han venido al carnaval en las tres ediciones anteriores quién le ha aportado más a la reflexión propiamente dicha de la fiesta?

H.F.: Me gustaría volver a tener un teatrero italiano, Mauro Pirovano, que hizo una puesta en escena de un barco pirata que venía a atracar a los habitantes del Caribe. A Fontanarrosa, que vino dos veces. La idea de traer a humoristas como a Fontanarrosa, era para reconstruir el humor. El carnaval es burla, ironía; es un momento para echarle vainas al Estado, diciendo estoy viviendo una vida hp. Que cada año haya diversidad en las comparsas que se burlan de personajes como Chávez o de cualquiera. Un carnaval es folclor y tradición, pero también es novedad. Si sólo fuera tradición y folclor, nadie volvería. El que vuelve se pregunta y éste año de quién o quienes se burlarán. Lo atractivo de la burla y la ironía personificada, es lo grotesco, lo desmesurado.

Semana.com: ¿Qué sorpresa habrá en esta nueva edición del carnaval de las artes?

H.F.: Fíjate que hay una línea creativa, que es la de los transformistas. Este año viene Alexandra Vogue, una mexicana, que tiene un programa de televisión y se transforma en el escenario como ama de casa, como empleada del servicio. Vamos a ver cómo un hombre imposta a una mujer. Entre los asistentes que más han aportado con su exposición, fue el escritor mexicano Carlos Monsivais, quien dijo que el carnaval ha influido tanto en la gente, que hay gente que ha carnavalizado su vida. Aunque de alguna forma está desapareciendo, lo que también se ha visto es que el carnaval se ha vuelto realidad.

Los invitados:

A la cuarta edición del Carnaval de las Artes asisten como invitados internacionales Paco Ibañez (cantautor español), Lena Burke (cantante cubana), Tinto Brass (director de cine erótico italiano, Calígula es una de sus películas), Matteo Garrone (director de la película Gomorra), Fabiana Cantillo (roquera argentina), Massimo Gaudioso (guionista italiano), Susana Reinoso (periodista), Celso Piña (músico mexicano), y Jhony Ventura, músico dominicano, entre otros.

Entre los colombianos estarán Germán Santamaría, Daniel Samper, Laura Restrepo, Mauricio Vargas, María Isabel Rueda, Antonio Morales Jhon Better y Ernesto MaCausland. Hablarán con los invitados internacionales sobre temas cómo ‘La literatura para qué’, ‘Historia novelada o novela histórica’, ‘El mundo y la música en Paco Ibañez’, ‘Los locos de la literatura’, ‘De vámpiros y otras maldades en el trópico’, ‘Un género singular’. Los historiadores colombianos, Gustavo Bell y Alfonso Múnera, conversarán con Gerard Drekonja y Alfredo Sabbagh, acerca de si somos latinos, hispanoamericanos o caribes. Juan Gossaín, Jesús Ruíz Mantilla, Susana Reinoso y Alberto Salcedo, hablarán sobre el periodismo como aventura.

El crítico de cine colombiano, Camilo Durán Casas, conversará con Lena Burke sobre la película ‘La mala’, en la que representa la vida de la cantante cubana ‘La Lupe’ y también habrá una charla sobre cine erótico que conducirá Angel Becassino con el director de cine italiano Tinto Brass, la actriz Caterina Barzi (la musa de Brass), y David Barba bajo el sugestivo título de ‘Erotismo por los bordes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.