Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/23/2012 12:00:00 AM

¿Es un crimen literario escribirles un final a las obras inconclusas?

Una adaptación a TV , de la obra inconclusa de Charles Dickens pone sobre la mesa el debate sobre los finales originales.

;
BBC
Es exasperante que de todos los libros que podría haber dejado inconclusos, Charles Dickens "eligiera" morirse justo en el medio de una novela de misterio.

Recientemente la BBC intentó resolver "El misterio de Edwin Drood". La escritora Gwyneth Hughes no sólo adaptó la novela sin terminar de Dickens para la televisión, sino que también le inventó un final.

Leí el libro y me pareció brillante", dice Hughes. "Pero cuando estás viendo un drama, lo único que importa es cómo va a terminar. Para usar la frase de Alfred Hitchcock, 'es lo que te mantiene pegado a la silla'".

Hughes se inspiró en Katie, la hija de Dickens. Ella decía que había que recordar de su padre lo que él hacía mejor: escudriñar el corazón humano.

"Esto me animó a ir hacia donde me llevaron los personajes y espero que la gente a la que le fascina el libro -aunque no le guste lo que haya hecho con la novela- siga adorando a los personajes de Dickens".

Pastiche
 
La lista de grandes autores que dejaron sus obras a medio terminar, a causa de una enfermedad o la muerte, es larga. Jane Austen, las hermanas Bronte, Albert Camus, Frank Kafka son sólo algunos de ellos. Y alrededor de estas figuras fue creciendo una industria de los llamados "continuadores", que buscan terminar con sus propias palabras lo que otros empezaron.

"Necrofília Literaria"
 
El crítico Mark Lawson cree que completar el trabajo de otros sólo sirve para crear confusión alrededor de la obra.

En el caso de Ernest Hemingway, Lawson condena la publicación conjunta de fragmentos y anotaciones, que los editores hicieron pasar como obra inédita.

"Es una forma de necrofilia literaria que altera por completo la vida de un artista", dice.

Por otro lado, está el caso de Franz Kafka. Si su amigo Max Brod hubiese cumplido las instrucciones que dejó el escritor de quemar los manuscritos de sus novelas inconclusas, y no las hubiese organizado y publicado, los lectores nos hubiésemos perdido "El proceso", uno de las obras más influyentes del siglo XX.

Los continuadores dicen que al finalizar una obra no intentan ofrecer una versión definitiva.

"Espero que se genere un debate nacional sobre si lo hemos hecho bien. Ojalá la gente disfrute de Drood por lo que es".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.