Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/22/2012 12:00:00 AM

Hermoso, ¡maestro!; 'Chenel', ¡torero!

"¿Usted ha visto torear a caballo?", preguntó entonces alguien en el tendido a quien tenía a su lado, con la garganta hecha un nudo doble. "¡Torear a caballo es esto!".

Por momentos, Pablo Hermoso de Mendoza pareció ir a los lomos del mítico 'Pegaso'. En realidad era 'Chenel', pero había allí algo más que un caballo. Había, en ante ese quinto turno de la tarde, dos figuras. Una, ese castaño que dibujaba naturales en el ruedo mientras flotaba en cada suerte como si anduviera de salón. Y otra, la del señor que mandaba y templaba, aquel mismo que le hablaba al oído, su maestro y amigo.

"¿Usted ha visto torear a caballo?", preguntó entonces alguien en el tendido a quien tenía a su lado, con la garganta hecha un nudo doble. "¡Torear a caballo es esto!", se anticipó a la respuesta. Sí, La Macarena vio ayer torear a caballo y más allá de los trofeos, que se grabarán como dos orejas y rabo en las estadísticas, sintió que ese señor, Hermoso de Mendoza, había pasado por el ruedo para escribir una historia grande, de aquellas que algunos quieren obligarnos a borrar a las malas.

Ese mismo señor que vino al mundo en Navarra y al que le sobran ideas. Porque había que poner en práctica esas del manual y otras más, para resolver un toro que, como toda la corrida, puso exigencias y pidió credenciales. Con 'Garibaldi' como compañero, le midió de salida la embestida, en una exhibición de flexibilidad del caballo, que pareció de goma.

Pero cuando asomó 'Chenel' eso, que ya era inmenso, pasó a ser una anécdota, porque ver al mejor caballo del mundo en el rejoneo es eso y mucho más. Con el toro más agarrado al piso, Hermoso de Mendoza y su cómplice se jugaron en los adentros para pasar en quiebros y recortes, que, en, una y otra ocasión, cortaron el aliento de los tendidos para explotar en el segundo siguiente en ovaciones, que subían y subían de tono hasta convertirse en apoteosis.

El desafío de las banderillas cortas a dos manos, resultó perfecto en la segunda intención y el rejón supremo selló la faena, con efecto casi inmediato. La gente, que ya estaba entregada, no paró de agitar los pañuelos y los trofeos máximos del reglamento asomaron, incluso con una vuelta al ruedo al toro, decisión que a lo mejor premiaba las cosas buenas del encierro antes que un brillo particular del ejemplar que se iba en olor de multitudes.

Era, sí, una faena, pero, sobre todo, un instante inolvidable, aquel de los dos mejores (Pablo y 'Chenel') fundidos en uno solo, amos del ruedo y del arte.

Y era, a la vez, la recompensa para quien en el primeros de sus toros, resignó el espectáculo para ponerse a salvo, ante un ejemplar que recortaba los terrenos hasta comprometerlo en cada embroque, en cada encuentro. Allí le dieron una oreja.

Andrés Chica se hizo sentir en sus dos toros. En el primero suyo, tercero de la tarde, trabajo a destajo hasta conseguir que el ejemplar de Dosgutiérrez se encelara y fuera tras las cabalgaduras. Dos banderillas al violín coronaron ese espiral que puso su lidia en el piso alto de un ambiente de petición, incluso de los dos trofeos. Un apéndice fue justo premio.

En el sexto, Andrés volvió y se entregó, en procura de salir por la puerta grande. Hubo emoción en ese toro, como la hubo en casi todo el encierro, y si no es porque falla en la hora cumbre, alcanza su sueño. Ovación.

Medellín no pudo ver, en cambio, el clasicismo de Antonio Ribeiro Telles. Anduvo desconfiado el caballero portugués y los caballos parecieron sentirlo extraño. Bueno, al fin y al cabo, no son los suyos. Los yerros con el rejón final y las cogidas a 'Hormiga' y 'Diestro' lo dejaron cariacontecido, en ese cuarto, el mejor toro de la corrida.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.